Lunes, 03 septiembre 2001 Año II. Edición 183 IMAGENES PORTADA
Música
Las claves de Chucho Valdés

Un músico fuera de serie, uno de los discos más logrados de los últimos años
por CARLOS OLIVARES BARó Parte 1 / 2

Hablar de Chucho Valdés (Quivicán, 1941) es aventurarse, quizá, por la vereda de los lugares comunes. Mucho se ha dicho de Irakere y su fundador. Los comentarios desvelan que está considerado como el cuarto mejor pianista del jazz contemporáneo y que tiene en su haber más de 30 discos. Los críticos se refieren hasta la saciedad a sus capacidades como compositor e instrumentista imaginativo y original: consideran Misa Negra uno de los "grandes aportes del jazz afrocubano a la música del siglo XX". El mercado discográfico explota los tres Grammy que ha ganado y sus discos se venden como pan caliente en la actualidad. Otros, empeñados en demostrar su genio, cuentan que a los nueve años ya interpretaba perfectamente a Mozart, Beethoven y Chopin.

Chucho Valdés

Chucho Valdés tiene, dentro del variado espectro musical de la segunda mitad del siglo XX, un lugar asegurado: creatividad, investigación, docencia y experimentación son elementos que lo definen y lo sitúan como uno de los artistas latinoamericanos más importante de los últimos 40 años. Heredero de las preocupaciones de Machito y estudioso de los aportes de Chico O' Farrill, Valdés es hoy por hoy el embajador de más prestigio del jazz afrocubano en el mundo.

Con respecto a su último disco, Live at the Village Vanguard / Chucho Valdés (Blue Note, 2000), grabación ganadora del más reciente Grammy en la categoría Jazz Latino, los comentarios sobran ante la fragosidad de las elocuencias armónico-rítmicas. "Es el trabajo más completo y personal que he ejecutado en los últimos años, además de la realización de un sueño: tocar y grabar en Village, el más importante templo del jazz del mundo...".

Cuatro músicos y una cantante crean el milagroso momento (63 minutos de suma gracia), quizás uno de los más felices de nuestra música actual: Chucho Valdés (piano acústico), Francisco Rubio Pampin (bajo acústico), Raúl Piñeda Roque (batería), Roberto Vizcaíno Guillot (conga y tambores batá) y Mayra Caridad Valdés (vocalista) construyen una atmósfera de compases festivos siempre al borde de una mesurada contención y una lluvia de hablas que nos mantienen en vilo.

Salto a cont. Siguiente: El pianista... »
1   Inicio
2   El pianista...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

Las cuerdas del son
COB
Un disco a pagar rápidamente en caja
Son en el País Vasco
DENNYS MATOS
Freddy cantaba boleros
ARSENIO RODRíGUEZ
El sabor vital de La Vieja Trova Santiaguera
DENNYS MATOS
Antonio Machín en la distancia
ARSENIO RODRíGUEZ
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
semblanzas
dulce cantar
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Pionero por el comunismo
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.