Lunes, 03 septiembre 2001 Año II. Edición 183 IMAGENES PORTADA
Música
Antonio Machín en la distancia

Se cumple otro aniversario de la muerte del músico, que se mudó a Sevilla, 'aunque no hubiera carretera'
por ARSENIO RODRíGUEZ Parte 1 / 2

"Vengo a conocer la tierra de mi padre". Son palabras de Antonio Lugo Machín, el más conocido cantante cubano en España, establecido en la península desde 1939 hasta su muerte en 1977. Muy pocos saben que su padre era gallego orensano: emigró a Cuba y se casó con una criolla teniendo a otros quince hijos, entre ellos varios que también fueron músicos. Machín no hubiese tenido problemas para ser español y venir como otros, años más tarde. Pero esa sería otra historia.

Antonio Machín nació en el pueblo de Sagua la Grande, en la provincia de Santa Clara, en 1904. Antes de músico fue albañil. Su primera etapa fue muy difícil y se vio forzado a trabajar a la edad de ocho años para ayudar a pagar numerosas deudas de su padre.

Un día estaba en la calle, cerca de su casa, cantando calladamente. Un sacerdote que caminaba por allí le oyó y lo alentó a hacerlo en un fiesta. Cantó el Ave María de Schubert.

En 1926 se fue a La Habana, donde un español le ayudó a conseguir un contrato para cantar en un pequeño café. Ese año formó dúo con el guitarrista Miguel Zaballa. Un año después Don Azpiazu, director de la orquesta Habana Casino, añadió el dúo a sus actuaciones del Casino Nacional de la Habana; así se convirtió en cantante del Casino Nacional, primer negro que cantara en este exclusivo lugar, sitio donde se podía encontrar a los terratenientes cubanos y norteamericanos, a la clase alta, estrellas de cine, millonarios y diplomáticos, que bailaban y buscaban romance.

El 26 de abril de 1930 actúa en Nueva York, en el teatro Palace de Broadway, la orquesta de Don Aspiazu, quien empleó por primera vez ante un público norteamericano una sección rítmica con instrumentos típicos afrocubanos. El cantante se consagra interpretando El Manisero, de Moisés Simons, y Mamá Inés, de Eliseo Grenet. El Manisero fue la primera canción cubana que se convirtió en hit en Norteamérica, alcanzando ventas de más de un millón de copias ese año. Dato importante, que nos da una idea de la popularidad de Machín antes de llegar a la península. Luego, en el mismo New York, graba varios discos para la RCA Víctor con un cuarteto que forma en esta ciudad, El Cuarteto Machín (clave, tres, guitarra y trompeta),donde participara quien luego fuera el máximo creador del jazz latino o afrocubano en esa ciudad: Mario Bauzá.

Posteriormente llegó a Barcelona, en septiembre de 1939. Venía de París y traía las canciones que había grabado en América. Llegó alejándose del conflicto bélico que toda Europa presentía. Antes había estado dos años en Londres. De esta etapa poco conocida de su carrera, cuenta en 1969 al periodista Angel Casas: "Crucé el charco yo solo, contratado para intervenir en una revista en el teatro Adelhis, en la que cantaba el Lamento Africano, de Lecuona. El espectáculo duró dos años. Los fines de semana los pasaba en París. Y desde allí a Barcelona".

Salto a cont. Siguiente: En Barcelona... »
1   Inicio
2   En Barcelona...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

Las cuerdas del son
CARLOS OLIVARES BARó
Un disco a pagar rápidamente en caja
COB
Son en el País Vasco
DENNYS MATOS
Freddy cantaba boleros
ARSENIO RODRíGUEZ
El sabor vital de La Vieja Trova Santiaguera
DENNYS MATOS
Las claves de Chucho Valdés
CARLOS OLIVARES BARó
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
semblanzas
dulce cantar
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Pionero por el comunismo
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.