Jueves, 02 agosto 2001 Año II. Edición 174 IMAGENES PORTADA
CIENCIAS
ECOLOGÍA
cubaeco
ARQUITECTURA
HUMOR
CONVOCATORIA
Prensa
Revista
Revista Encuentro
Envia...
Suscríbete...
Ecología
Dolor en los cayos

"Aquí hay que tirar piedras y no mirar para adelante". La construcción del pedraplén a Cayo Coco y la destrucción ecológica.
por EUDEL CEPERO, AAEC Parte 1 / 3

Nuestro archipiélago está formado por unas 4 195 islas, cayos y cayuelos que se agrupan en cuatro sub-archipiélagos, a saber: Los Canarreos, De Los Colorados, Jardines de la Reina y Jardines del Rey.

Cayos

Este último, con unos 400 islotes, es el más extenso. Hasta finales de los ochenta poseía un paisaje casi prístino con formaciones vegetales de manglar, en sus diferentes variables florísticas, matorral y bosque siempre verde. En éste se concentraban las mayores poblaciones de la fauna terrestre con unas 1 249 especies de las cuales el 20 por ciento se considera único de la cayería. Mención especial merecen los recursos marinos: lagunas interiores y playas protegidas por extensos sistemas de dunas fósiles.

Pero el 23 de marzo de 1987, a las tres de la tarde, una brigada elite de construcción del Gobierno comenzó a lanzar piedras en la costa norte de Ciego de Ávila para cimentar una carretera sobre los bajos mares de La Bahía de Los Perros. Se trataba del pedraplén a Cayo Coco, construcción que dio inicio a la destrucción de los antes descritos ecosistemas.

La obra fue acelerada al máximo por el propio Fidel Castro, quien exhortó a los constructores con una frase antiecológica convertida en lema: "Aquí hay que tirar piedras y no mirar para adelante". Dieciséis meses más tarde se daba por terminado el primer pedraplén del país.

Las consecuencias no se hicieron esperar en La Bahía de Los Perros. Cortada en dos por un inmenso "dique-pedraplén", variaron la salinidad, densidad, temperatura y el oxigeno disuelto en el agua, desapareciendo el 83 por ciento de las especies marinas comerciales, lo cual eliminó prácticamente la actividad pesquera en el tradicional puerto de Punta Alegre, al registrarse en 1990 uno de los más bajos niveles de captura de su historia, con 854, 8 toneladas.

Salto a cont. Siguiente: Algo similar... »
1   Inicio
2   Algo similar...
3   Algo inverosímil...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

La ecomoral del castrismo
EC, AAEC
Güines, mi pequeña Venecia
BENITO BARRIOS RODRíGUEZ
El bosque en Cuba
CARLOS WOTZKOW
El monstruo de Juraguá
CW
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.