Viernes, 03 agosto 2001 Año II. Edición 175 IMAGENES PORTADA
El criticón
Fluir es un cambio constante

por DENNYS MATOS, Madrid  

En el mar no hay nada escrito es el título de la última exposición de Alexis Leyva (Kcho), en la galería de la Fundación Havana Club –anterior Casa del Joven Creador– de La Habana Vieja. La muestra está compuesta por una serie de dibujos realizados en técnica sobre papel. En ellos, los objetos del discurso vuelven a ser la representación metafórica de la condición insular, histórica y social de Cuba, y el peso que estas circunstancias tienen en la génesis y el desarrollo de la identidad cultural. Relato matizado por el mar y las embarcaciones, la salida y el regreso y, en fin, la emigración como drama que redescribe la historia contemporánea isleña.

Kcho
Kcho

En realidad éste ha sido el centro ideo-temático fundamental, entorno alrededor del cual ha girado toda la obra de Kcho. Obra que comienza a ser orgullosamente repetitiva, a partir de la original iconografía creada por el artista, sobre la que ha forjado su particular modo de hacer. A diferencia de su anterior exposición, en el Convento de San Francisco, durante la última bienal de La Habana, en esta muestra se empleó sólo el dibujo. En él hay poco de abstracto y sí mucho de síntesis conceptual, que es el verdadero soporte de su estética.

En el mar no hay nada escrito es un conjunto de 30 trabajos que abordan una especie de relación metafísica entre el agua y la tierra, entre el mar y las embarcaciones, entre los hombre y los viajes. La definición de Archipiélago como conjunto de islas y cayos unidos por aquello que los separa, puede servirnos para ilustrar un poco la visión propuesta por Kcho. En ambos casos el mar es una presencia natural, poderosa y omnipresente, elemento de causalidad determinante, circunstancia de comunicación y a la vez de aislamiento, fuente de vida y de muerte indistintamente, motivo de alegría pero también de dolores y penurias. Son dos caras de la misma moneda. Las embarcaciones, rústicas –señal de presencia humana–, aunque siempre aparezcan solas, puede ser tomadas como los artefactos maravillosos que invitan a borrar las fatalidades impuesta por los elementos físicos y geográficos. Y por ese mismo motivo, ellas representan, de algún modo, los límites que tienen respecto a estas barreras naturales que intentan diluir con su acción (humana). Quizá por eso, ofrecen ese aspecto de fragilidad y desolación, de objeto inacabado y precario, sobre el que viajan miles de sueños y destinos inciertos.

Esta exposición plasma una perspectiva autoral, de fuerte grado de subjetividad, donde la interioridad del autor esta proyectada sobre el primer plano de las obras. En otros casos este factor contribuye a cierto hermetismo comunicativo, pero, en el caso de Kcho, el sistemático tratamiento del tema le ha permitido articular una poética sobre la que ejerce un riguroso control de los recursos expresivos. Lo que le permite un audaz empleo del capital simbólico, dando esa sensación de sencillez y frescura que se respira en el conjunto de la obra.

En esta exposición Kcho parece decirnos que las personas, lo mismo que la cultura, los sentimientos o la historia, son como el mar, profundidad insondable que fluye a través de infinitos vasos comunicantes. No somos entes estáticos, con destinos limitados a lugares o pensamientos, fluimos en muchas direcciones y en continua transformación. Nada se mantiene, ni el hombre, ni la sociedad, ni la identidad cultural, porque fluir es un cambio constante. El mar, la embarcación y los viajes son las metáforas que hacen referencia al problema ancestral –o la ventaja, según como se mire– que representa vivir rodeado de agua.


Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

El dolor de este mundo
DM
La soledad del bicicletero de fondo
CARLOS ESPINOSA DOMíNGUEZ, Miami
Una obscena delicadeza llamada papaya
CED, Miami
El insidioso aguijón de la nostalgia
María Irene Fornés: una trayectoria de ejemplar tenacidad
Ángel Delgado: 'Hay golpes en la vida tan fuertes...'
DENNYS MATOS, Madrid
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
el criticón
el caldero
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Ubre Blanca
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.