Viernes, 03 agosto 2001 Año II. Edición 175 IMAGENES PORTADA
El criticón
Una obscena delicadeza llamada papaya

por CARLOS ESPINOSA DOMíNGUEZ, Miami Parte 1 / 2

Aunque Nicolás Guillén reivindicó en un poema su inocencia respecto a las connotaciones eróticas que tiene entre los cubanos ("no es cierto/ que conozca el pecado original./ Cuanto se diga,/ mírenla,/ es pura coincidencia/ (...) Cosas, en fin, de la abstinencia/ (senil o juvenil)/ sexual"), la papaya o fruta bomba, como pudorosamente prefieren llamarla los occidentales de la Isla, se identifica inevitablemente con el sexo femenino. En nuestra literatura y nuestra pintura hay abundantes muestras de ello, y sólo a modo de simple recordatorio menciono aquí los nombres de Virgilio Piñera, Severo Sarduy, Orlando González Esteva, Guillermo Cabrera Infante y Ramón Alejandro. Este último ha explorado el tema de modo recurrente, en una serie de espléndidos dibujos y cuadros en los que descubre el eros oculto en las frutas tropicales.

Espalda
Pedro Portal

Muchos de esos motivos concurren en la muestra que actualmente acoge la galería Maxoly.com (810 SW 16th Avenue, Miami, telefax. 305-631.0025), cuyo eje aglutinador es esa pulposa fruta que, al decir del novelista René Vázquez Díaz, "es la más obscena de las delicadezas". Reúne la instalación –es como prefiere llamarla Máximo Sarracino, dueño de la galería– nueve fotografías de Pedro Portal y ropas diseñadas por Pedro Damián. Las fotos a colores de Portal poseen como punto de partida la interrelación entre el cuerpo humano y las frutas, en este caso la fruta bomba (como buen habanero, así prefiere llamarla él). Damián, por su parte, expone gorras, camisetas y sombreros pertenecientes a la línea Papaya Nation, en la cual emplea colores que van del verde al amarillo, y que son representativos de la fruta. Fue Máximo quien tuvo la idea de reunir en un mismo espacio los trabajos de los dos artistas, quienes a pesar de conocerse y haber colaborado alguna vez, trabajan por separado en sus respectivos proyectos.

El nombre escogido por Damián para su línea de diseño nos remite de inmediato a Banana Republic, y en ese sentido tiene mucho de reivindicación. "En los años 50, un congresista norteamericano criticó a los países centroamericanos por ser repúblicas bananeras. A Miami incluso se le aplica ese término, que es sinónimo de subdesarrollo político y cultural. Yo planteo una antítesis de eso, y siempre digo que es mejor ser una nación papayera que una república bananera. La papaya es además mucho más sabrosa que el banano, y también mucho más medicinal".

Salto a cont. Siguiente: Acerca de... »
1   Inicio
2   Acerca de...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

El dolor de este mundo
DENNYS MATOS
La soledad del bicicletero de fondo
CARLOS ESPINOSA DOMíNGUEZ, Miami
Fluir es un cambio constante
DENNYS MATOS, Madrid
El insidioso aguijón de la nostalgia
CARLOS ESPINOSA DOMíNGUEZ, Miami
María Irene Fornés: una trayectoria de ejemplar tenacidad
CED, Miami
Ángel Delgado: 'Hay golpes en la vida tan fuertes...'
DENNYS MATOS, Madrid
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
el criticón
el caldero
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Ubre Blanca
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.