Viernes, 03 agosto 2001 Año II. Edición 175 IMAGENES PORTADA
El criticón
Ángel Delgado: 'Hay golpes en la vida tan fuertes...'

por DENNYS MATOS, Madrid Parte 1 / 2

La obra de Ángel Delgado registra un cambio radical a partir de 1990, cuando participa de forma independiente en la exposición El objeto esculturado, en la galería del Centro de Desarrollo de las Artes Visuales. Este hecho poco tuvo que ver con nuevas propuestas estéticas o con investigaciones formales o conceptuales de estilo. Su participación consistía en un performance, en el cual el artista defecaba sobre un periódico en la sala de exposición. Tuvo la mala suerte de que el periódico fuera el Granma, por lo que las autoridades decidieran –obviando las reglas estéticas del campo artístico– trasladar el asunto a los tribunales. El pintor fue juzgado y condenado a seis meses de prisión.

Silencio absoluto
Silencio absoluto (A. Delgado)

La durísima experiencia que significó para Delgado tener que aprender a vivir en condiciones dramáticamente hostiles, se ha convertido en el contenido de buena parte de su obra posterior. Sólo habría que hechar un vistazo a los nombres y los contenidos de muestras personales como A la luz..., o Paisaje cubano mientras tanto, dos exposiciones de 1988 y 1989 respectivamente, y compararlas a Con todo mi amor agonizando y Con todo mi amor y algo más, ambas de 1993, para percatarnos del profundo efecto de esta experiencia no sólo en la obra, sino en la propia actitud que, a partir de este momento, adopta el pintor frente al arte.

En esta línea, afincada en lo íntimo y lo testimonial, aunque proyectada desde posturas convocadas y conectadas por el espacio social, se sitúa también la obra de Ángel Delgado presentada en la última bienal de La Habana. Silencio absoluto, se incluyó dentro de la exposición colectiva alternativa Esta es tu casa, Vicenta, que reunía a pintores de Cuba y Estados Unidos, realizada en la casa de Vicenta Águila Borja en la calle 8, esquina a 11 en el Vedado. Esta obra hace referencia a la comida como actividad cotidiana dentro de una prisión. Bandejas de aluminio simulan el "menú" diario de un presidiario, que a pesar de su realista textura culinaria está realizado íntegramente con jabón.

Salto a cont. Siguiente: A primera vista... »
1   Inicio
2   A primera vista...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

El dolor de este mundo
DM
La soledad del bicicletero de fondo
CARLOS ESPINOSA DOMíNGUEZ, Miami
Fluir es un cambio constante
DENNYS MATOS, Madrid
Una obscena delicadeza llamada papaya
CARLOS ESPINOSA DOMíNGUEZ, Miami
El insidioso aguijón de la nostalgia
CED, Miami
María Irene Fornés: una trayectoria de ejemplar tenacidad
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
el criticón
el caldero
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Ubre Blanca
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.