Lunes, 03 septiembre 2001 Año II. Edición 183 IMAGENES PORTADA
Sociedad
La nación y sus derechos

A pesar de que en Cuba existe una Ley de Asociaciones, el Gobierno impide, arbitrariamente, el libre desenvolvimiento de la sociedad civil
por ELIZARDO SáNCHEZ SANTACRUZ Parte 1 / 3

Más allá de condicionantes históricos o geopolíticos que deben ser eludidos, está fuera de toda duda racional que Cuba es la única sociedad cerrada del hemisferio occidental.

En enero de 1959 triunfó en la Isla una revolución que contó con el apoyo de casi todo el pueblo, y despertó las esperanzas de los cubanos y de millones de personas en América Latina y otras regiones.

Pero, como diría el General Pancho Villa, la situación empezó a complicarse a medida que la Revolución comenzó a transformarse en Gobierno.

La enorme fuerza reformadora de la revolución de 1959, la adopción del modelo totalitario de tipo soviético y la sustancial asistencia económica recibida de Europa del Este (principalmente de la extinta Unión Soviética) propiciaron el desarrollo de programas sociales y culturales de gran amplitud, y al igual que ocurría en Alemania Oriental o Bulgaria (antes de la caída del Muro de Berlín), durante décadas todos los niños cubanos han tenido y tienen un lugar en las escuelas, y cuando cualquier persona se enferma tiene la posibilidad de ser examinado por un médico sin tener que pagar directamente por este servicio.

Es cierto también que en los últimos diez años el material escolar y las medicinas y medios de higiene han escaseado de manera visible.

La situación de los derechos humanos en Cuba se caracteriza por sus marcados contrastes. La situación de los derechos sociales y culturales sigue siendo razonablemente positiva a pesar de ciertos retrocesos durante la última década. El status alcanzado por los cubanos en tales campos aún es una meta en muchos países de América Latina y en otras regiones del Sur.

En cuanto a los derechos civiles, políticos y económicos, la realidad es bien distinta, pues se transgreden casi todos de manera sistemática e institucionalizada: ni más ni menos que lo ocurrido en países de Europa Central y Oriental antes del derribo del Muro de Berlín.

El Gobierno, de manera independiente y soberana y apoyándose en la cooperación internacional, tiene mucho que hacer para mejorar la situación de derechos civiles, políticos y económicos. Consideramos que tiene la autoridad y los medios para lograrlo.

Los defensores de derechos humanos en Cuba somos no personas. A pesar de que existe una Ley de Asociaciones, la cual hemos tratado de utilizar en el pasado, el Gobierno impide de manera ilegal y arbitraria que las ONGs independientes tengamos reconocimiento jurídico y la correspondiente inscripción en el Registro de Asociaciones.

Salto a cont. Siguiente: Muy a nuestro... »
1   Inicio
2   Muy a nuestro...
3   Bastaría...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

Vicisitudes en la supervivencia
MORAIMA PIRES
Las ilusiones perdidas
CLAUDIA MáRQUEZ LINARES
Bienvenida la sensatez
OSCAR ESPINOSA CHEPE
¿Batalla o debate de ideas?
DIMAS CASTELLANOS
Solidaridad. De la utopía a la realidad
LEONARDO CALVO CáRDENAS
Es tomador, pero nada más
MARíA DE LOS ÁNGELES MENéNDEZ, ICEI
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Pionero por el comunismo
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.