Viernes, 03 agosto 2001 Año II. Edición 175 IMAGENES PORTADA
Sociedad
La nueva Fundación: el medio es el mensaje

La FNCA estrena una imagen más a tono con los tiempos que corren
por NéSTOR DíAZ DE VILLEGAS Parte 1 / 2

Cuando, hace unos años, el difunto Mas Canosa protagonizó un debate televisado con Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, la mayor parte del público televidente quedó razonablemente convencida de que el director de la Fundación Cubano Americana había salido victorioso del enfrentamiento.

FNCA

Tampoco quedaron dudas sobre quién era superior intelectualmente: Alarcón manejaba el idioma con propiedad y soltura, mientras que Mas Canosa repetía sentencias entrecortadas y mal construidas. Alarcón recurrió al brillante repertorio de argumentos castristas que ha resultado tan efectivo entre izquierdosos durante décadas. Mas Canosa, sin darle un respiro, blandía una especie de libro negro del comunismo y enumeraba los crímenes de la dictadura.

Sin embargo, en el extraño mundo de la televisión, el coeficiente de inteligencia es sólo una función de la imagen digital. Debajo de los reflectores, sin audiencias cautivas y en ausencia de un libreto, Alarcón se nos apareció como lo que es realmente, un cobarde y un cínico, defendiendo lo indefendible; su mismo intelecto, delante de las cámaras, se volvió en su contra.

En contraste con un Alarcón escurridizo y mentiroso, Mas Canosa encarnó la razón del hombre común, la verdad del perdedor, los argumentos de la víctima. Acusó al régimen, y la misma candidez de sus acusaciones nos las hicieron plausibles. Por un momento nos olvidamos del poderoso gerente de una enorme empresa capitalista y vimos a Jorge el lechero, arrastrando su carro por las calles del exilio. El castrismo había sufrido la primera derrota en el campo de las imágenes.

El terreno de acción del castrismo es la propaganda, y es precisamente allí donde ha fracasado el exilio. Durante décadas creímos que bastaba tener la razón, que eventualmente el mundo coincidiría con nuestros puntos de vista. El caso de Elián nos demostró que estábamos equivocados. La era post-Elián renovó el interés de ciertos sectores cívicos en los mecanismos de la propaganda y ya existen propuestas que pretenden sacarnos del parque Jurásico de la radio local y lanzarnos a los portales de la Sociedad del Espectáculo. Jóvenes profesionales, que habitualmente se habían mantenido al margen, están enfrascados, desde entonces, en iniciativas innovadoras con las que enfrentar los desafíos de un régimen experto en la manipulación ideológica.

Salto a cont. Siguiente: A los fundadores... »
1   Inicio
2   A los fundadores...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

El aborto, esa epidemia
CLAUDIA MáRQUEZ LINARES
Socialistas y socialdemócratas
MANUEL CUESTA MORúA
Más allá de la política: otro punto de partida
DIMAS CASTELLANOS
De la izquierda a la derecha y viceversa
EMILIO ICHIKAWA MORIN
¿Siempre es 26?
LUIS MANUEL GARCíA
Mercado de ilusiones
HéCTOR MASEDA
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Ubre Blanca
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.