Viernes, 03 agosto 2001 Año II. Edición 175 IMAGENES PORTADA
Sociedad
Más allá de la política: otro punto de partida

La construcción de una Cuba donde se tolere la diferencia y se promueva la diversidad, pasa por la consolidación de una cultura de la ética
por DIMAS CASTELLANOS Parte 1 / 2

Al interior de la sociedad civil que va emergiendo lentamente en Cuba tiene lugar un debate conceptual que en otras latitudes carecería de sentido. El problema de por dónde comenzar los cambios está condicionado por una peculiaridad importante para los que se preocupan y ocupan de la necesidad del perfeccionamiento social, que son mayoría. Digo mayoría porque la duda no radica en la necesidad de cambios, sino en la posibilidad de que se realicen para bien.

Esa peculiaridad consiste en la posibilidad de reflexionar sobre las transformaciones sociales antes de que éstas se produzcan, lo que significa, para todos, una gran ventaja y también una gran responsabilidad, detalle que nos diferencia de los países que antes compartían un modelo común con el cubano.

En la historia universal la política, a través de la diplomacia o de la guerra, casi siempre ha ocupado un lugar cimero en los cambios sociales y en la conformación del mundo actual. Por ello, se le ha considerado como elemento principal de las formas de la conciencia social y como arte de convertir lo posible en real; incluso la guerra se define como la continuación de la política por los medios violentos, y el leninismo, que le atribuye supremacía a los factores económicos, la definió como expresión concentrada de la economía, con predominio sobre ella.

Ateniéndonos a esas definiciones, las transformaciones de la realidad cubana debieran comenzar por la política, máxime si en el modelo actual ella está concentrada en un partido único que se define constitucionalmente como la fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado.

Pero las peculiaridades y circunstancias específicas se encargan de demostrar que las generalizaciones nunca logran abarcar toda la cambiante e infinita realidad.

Un estudio detenido de nuestro devenir histórico nos muestra un desfile de claves negativas que tienen responsabilidad y presencia en la situación actual: ausencia de cultura democrática, utilitarismo y simbiosis entre elites políticas y económicas, exclusión y desconocimiento del diferente, empleo de la violencia como medio de dirimir las diferencias, caudillismo, personalismo y regionalismo.

Salto a cont. Siguiente: Esos factores... »
1   Inicio
2   Esos factores...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

El aborto, esa epidemia
CLAUDIA MáRQUEZ LINARES
Socialistas y socialdemócratas
MANUEL CUESTA MORúA
La nueva Fundación: el medio es el mensaje
NéSTOR DíAZ DE VILLEGAS
De la izquierda a la derecha y viceversa
EMILIO ICHIKAWA MORIN
¿Siempre es 26?
LUIS MANUEL GARCíA
Mercado de ilusiones
HéCTOR MASEDA
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Ubre Blanca
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.