Viernes, 03 agosto 2001 Año II. Edición 175 IMAGENES PORTADA
Sociedad
Derechos Informáticos

Una pelea sin futuro: el Estado contra el 'demonio' de Internet.
por JORGE FERNáNDEZ COLOM Parte 1 / 3

En esta nueva etapa de desarrollo "cultural" auspiciada por el Gobierno, dirigida y promocionada personalmente por Fidel Castro con su presencia en actos, ferias, conciertos, hablando sobre la visita de un grupo de rock inglés y homenajeando al perseguido en los años sesenta y setenta John Lennon, también se ha hecho énfasis en una fase de la cultura y la ciencia: la informática.

Internet

Esta etapa fue iniciada a finales de los sesenta, en la Universidad de la Habana, por el Grupo de Investigación Digital, que se trasladó después a una casa que ocupa hoy cierta embajada frente al Palacio de las Convenciones; el objetivo era construir computadoras nacionales, deseo personal del Presidente. Pero ahora ha quedado demostrado que el potencial de computación en nuestro país está ligado al desarrollo de la programación (software) y no a la tecnología electrónica (hardware), que confronta sin lugar a dudas la misma dificultad que otros muchos asuntos en la vida de los cubanos: sus derechos individuales.

El Gobierno instituyó los Joven Club de computación, una organización para iniciar a los niños y adolescentes en el mundo informático. En los años en que comenzó el descenso de la ideología socialista, convirtió en Palacio Central de Computación la antigua tienda Sears.

Los Joven Club se han instalado en todo el país, contribuyendo a la propagación de la cultura computacional entre las nuevas generaciones; casi todos los profesionales, de una forma u otra, han tomado cursos sobre la materia, y puede afirmarse que desde finales de los ochenta hay una seria preocupación entre éstos, y, ahora, entre la población en general.

Esta sed de conocimientos –más que necesarios, imprescindibles en el mundo de hoy– ha despertado el interés de adquirir medios de computación a nivel social. Pero ahí comienza el problema, que se puede dividir en dos: el costo del equipo y la real posibilidad de compra.

Inicialmente, estos equipos sólo eran adquiridos por organismos estatales, pero siempre, de una forma u otra, algunos funcionarios lograban conseguirlos para uso personal. Ahora el Gobierno –una vez más– intenta controlar este sistema, medio eficaz de dar a conocer información, la que siempre ha manejado con suma cautela y autoridad.

Así, en un país donde la mayor parte de lo que se oferta a la población es en dólares –casi la verdadera moneda nacional–, estos medios de computación están sumamente regulados, pese a que ha existido un verdadero vaivén en su comercialización, algo a lo que los cubanos están acostumbrados y conocen con el nombre de "bandazos".

Salto a cont. Siguiente: La primera... »
1   Inicio
2   La primera...
3   Incuestionablemente...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

El aborto, esa epidemia
CLAUDIA MáRQUEZ LINARES
Socialistas y socialdemócratas
MANUEL CUESTA MORúA
La nueva Fundación: el medio es el mensaje
NéSTOR DíAZ DE VILLEGAS
Más allá de la política: otro punto de partida
DIMAS CASTELLANOS
De la izquierda a la derecha y viceversa
EMILIO ICHIKAWA MORIN
¿Siempre es 26?
LUIS MANUEL GARCíA
Mercado de ilusiones
HéCTOR MASEDA
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Ubre Blanca
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.