Lunes, 03 septiembre 2001 Año II. Edición 183 IMAGENES PORTADA
Opinión
Chibás: conducta, pensamiento y acción

Más que nada, el dirigente ortodoxo representa la imposibilidad de reformar la sociedad desde el personalismo
por DIMAS CASTELLANOS Parte 1 / 2

El octavo mes del año constituye una oportunidad única para reflexionar sobre el pensamiento y la acción de Eduardo Chibás. Su memoria, siempre presente, se acrecienta cada agosto, mes que lo vio nacer, atentar contra su vida y desaparecer físicamente.

Santiaguero de nacimiento, ingresó en la Facultad de Derecho de la Universidad de Gerardo Machado, se sumó al primer Directorio Estudiantil contra la prórroga de York; sufrió prisión en 1935; fue elegido a la Constituyente de 1940 por el Partido Revolucionario Cubano Auténtico; fundó el Partido Ortodoxo en 1947; resultó candidato a la presidencia de la República en 1948; atentó contra su vida el 5 de agosto del 51 y falleció el 16 del propio mes.

La corrupción política y administrativa, mal enraizado desde la colonia y reverdecido en el fértil terreno de la República, acaparó su atención, acción y preocupación. Chibás tenía la profunda convicción de la imposibilidad del progreso de la nación en formación si los políticos y funcionarios administrativos carecían de civismo.

Su experiencia política dentro del autenticismo, donde fue vocero y senador del Partido Auténtico durante el gobierno de Grau San Martín, lo llevó a la conclusión de que "en un Partido, las ideas fundamentales tiene mucha importancia, pero también tienen una importancia vital los hombres que van a ponerlas en práctica". Para Chibás, entre portadores y proyectos no podía existir divorcio. La correspondencia armónica entra hombres e ideas, era, precisamente, una de las carencias republicanas.

En otra oportunidad expresó: "No se puede construir una nación sobre cimientos podridos. Por eso hay que talar y destruir primero para desecar el pantano y edificar después sobre una base sana. Eso –decía– es lo que estamos haciendo los ortodoxos con ¡Vergüenza contra Dinero!".

Esas citas, que expresan una y la misma idea, son suficientes para corroborar la perfecta concordancia entre pensamiento y acción del líder ortodoxo, para comprender la quijotesca lucha que libró, armado con el verbo y con lo pluma, contra políticos corruptos como José Manuel Alemán y Carlos Prío Socarrás, y contra la ola de crímenes de porristas y gángsters que estremecían la República.

Salto a cont. Siguiente: Poco valor... »
1   Inicio
2   Poco valor...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

Miami como sociedad
EMILIO ICHIKAWA MORIN
Carta a Fi por culpa de Fu
JORGE A. POMAR
Resquebrajando el muro
ARMANDO AñEL
Traficantes de una ilusión
VICENTE ECHERRI
Ideogramas en fuga
LUIS MANUEL GARCíA
La Historia: pendiente de absolución (II)
LMG
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Pionero por el comunismo
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.