Lunes, 03 septiembre 2001 Año II. Edición 183 IMAGENES PORTADA
Internacional
Medio Oriente: el hogar de Sísifo

Tras el nuevo atentado en Jerusalén, el conflicto árabe-israelí alcanza otro punto de ebullición
por EZEQUIEL PéREZ MARTíN  

El conflicto árabe-israelí recuerda a Sísifo, aquel infatigable personaje de la mitología griega condenado en los infiernos a subir de forma perpetua una enorme piedra a lo alto de una montaña, de la cual la roca volvía a caer invariablemente. La pesada y triste tarea de Sísifo parece mantener toda su vigencia en el actual diferendo del Medio Oriente, con la diferencia de que ahora se afana en hacer llegar a la cima un bloque de hielo. En eso, ni más ni menos, se ha convertido el proceso negociador entre las partes involucradas.

Cementerio
Jerulasén. Familiares de las víctimas del último atentado

El punto máximo de congelación se ha obtenido tras el cruento atentado suicida contra una pizzería de la cadena Sbarro, en una céntrica esquina de Jerusalén, en el cual perecieron más de 20 personas, entre ellas seis niños, y otras 74 resultaron heridas. Se trata de la acción antiisraelí más grave desde el inicio de la actual intifada, en septiembre pasado.

Quizá algún que otro ingenuo dude aún de que el –de por sí– lento proceso de paz entre palestinos e isralíes tiene una franca tendencia a paralizarse tras este acto terrorista, aun cuando las partes declaren que siguen dispuestos a alcanzar la paz. Pero parece imponerse aquel viejo adagio de que una cosa es querer, y otra, muy diferente, poder.

La paz en la región va y viene, oscila como péndulo de un lado a otro (a veces da la impresión de que su movimiento se detendrá en un punto en el cual ambas partes podrán atraparla); se ha convertido en una divisa etimológica de fácil comprensión en las cuatro esquinas del mundo. ¡Tanto se ha hablado de ella, que casi todos los habitantes del planeta saben de qué se trata!

A su alrededor se extiende una muralla de expectación de tal magnitud, que ya hasta se puede imaginar cuál va a ser el título periodístico el día en que la cordura ponga fin a tanta especulación, intolerancia, sangre, desventuras y desconfianzas. La mañana en que la mayoría de los diarios publiquen a toda página el pequeño adverbio ¡YA!, sin otros aditamentos, se sabrá que se refiere a la firma de la paz en el Medio Oriente, y perderán su rango de recordistas títulos brevísimos como el de "¡Llegó!" (cuando los norteamericanos pisaron la luna) y el de "¡Murió!" (en ocasión del agónico y prolongado proceso mortuorio del general Francisco Franco).

Los principales líderes mundiales han condenado el atentado, que recuerda aquello de que odio y violencia son justo pago al odio y la violencia, según apuntó Emily Bronté en Cumbres Borrascosas.

La solución del agobiante conflicto árabe-israelí no podrá ser posible sin la creación de un Estado palestino en los territorios ocupados por Israel hace tres décadas –durante la denominada Guerra de los Seis Días en Cisjordania y Gaza–, como argumentan los palestinos.

De cualquier manera, Sísifo se halla de nuevo al pie de la montaña, decidido a tratar de elevar la cada vez más pesada piedra. ¡Qué tarea tan ingrata! Porque mientras él sube y sube, el odio y la violencia le hacen bajar y bajar.


Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

Un tribunal para los Jemeres Rojos
MANUEL DíAZ MARTíNEZ
Reformas en peligro
MIGUEL RIVERO
Muros
LUIS MANUEL GARCíA
Diálogo transiberiano
LMG
Ángeles y otros delitos 'menores'
ARMANDO AñEL
Tíbet: una región nada autónoma
MANUEL DíAZ MARTíNEZ
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
INTERNACIONAL
la lupa
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Pionero por el comunismo
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.