Viernes, 24 enero 2003 Año IV. Edición 541 IMAGENES PORTADA
Galería
Cabecera
 

Presentación

Un tema de Lino Frías, escrito en 1950, y grabado por el Benny Moré acabadito de hornear lo dice claramente: "En mi Cuba crece una mata/ que sin permiso no se pué tumbar". Esa mata es la siguaraya o ciguaraya, rara especie botánica de fuerte carga espiritual para los creyentes de la Regla de Ocha.

Y en Barcelona vive, nacido en Cuba y no sé si debajo de una mata de siguaraya, otro Mata, que no le quita la vida a nadie, pero sí el sueño. Desvela con su intención de abrirnos caminos fotografiando una obsesión: las diferentes apariciones de Elegguá, el orisha a quien el mismo Olofi puso a su diestra manifestando: "Siendo tú el más chiquitito y mi mensajero, serás el más grande en la tierra y en el cielo y sin contar contigo nunca será posible hacer nada".

Y Jorge Mata ha contado con él, para consagrar ese sueño con su permiso y el nuestro, y dejar testimonio de todas las formas que usa el mensajero de Olofi para manejar nuestro destino, el azar y la muerte. Elegguá-Echu. Elegguá bajo otros cielos y esquinas, rodeado por tierras diversas y aguas diferentes que nos demuestran, o Mata nos lo demuestra con su siguaraya de ojo clínico, que al mensajero lo llevamos realmente por dentro, y el azar y el destino son cosas contradictorias y humanas que manejamos nosotros donde quiera que soñemos, si sabemos usar la llave de este símbolo de 21 caminos.

Más que fotografiar al orisha, Jorge Mata parece haber perseguido apariciones de Elegguá, y en cada rostro que ha atrapado hay una compleja diversidad, como si nos mostrara las infinitas posibilidades y maneras de tenerlo presente y de creer en su poder de abrirnos los caminos. Él no los abre solo, sino que nos los muestra, enigmático, burlón, haciéndose el chévere, en su capacidad de transmutarse, confundir y enredar las cosas. Pero como dando su aprobación para que entremos a la senda donde lo sintamos más cerca.

No son las fotos usuales de un Elegguá turista que visita lugares. Esos lugares están en él y en nosotros. Existen fuera y dentro de nuestra percepción. Él sonríe para sus adentros, y nos apoya en la elección y en el enredo. Jorge Mata muestra los nudos que nosotros, sólo nosotros, tenemos que desatar con el aché que nos está regalando, muerto de risa, el divertido y diverso Elegguá que nos acompaña siempre.

 
Presentación Entrevista Biografía Imágenes
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
ENTREVISTA
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Mini
EDICIONES
» Actual
« Anterior
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Voto
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.