Lunes, 14 mayo 2001 Cubaencuentro punto com
-
En Miami Encuentro en la red
-
Sin más curvas...
 
El festival de los abrazos
WILFREDO CANCIO ISLA, Miami Parte 1 / 3

La última imagen que guardo del Festival Internacional del Monólogo de Miami –concluido el pasado domingo– no proviene estrictamente de la escena teatral. Fue un hecho simple y tal vez inadvertido por muchos de los que asistieron a la jornada de clausura y entrega de premios en el Koubek Center, un recinto de la Universidad de Miami con cierta apariencia de casona colonial criolla. Allí, en el portal del teatro, el actor Gilberto Reyes, residente en Miami desde 1993 e integrante del dúo Los Fonomemecos, se fundió en un largo abrazo con su antigua maestra, esa gran dama de nuestro teatro que se nombra Berta Martínez.

Escena del monólogo
Festival del Monólogo (Pedro Portal)

Berta, que viajó desde Cuba para integrar el jurado del festival, vivió por diez días un torrente de emociones a cada paso. Alumnos de distintas generaciones, ex discípulos, admiradores de siempre, le dieron repetidas sorpresas a su paso por esta ciudad. La noche de la inauguración, cuando se encontró con la actriz Liliam Rentería, no pudo contener las lágrimas. Poco después dos jóvenes que fueron sus alumnos en el Instituto Superior de Arte (ISA), en La Habana, y que emigraron en los años 90, se le aproximaron para otro prolongado abrazo.

"¡Cómo los he extrañado, como los he extrañado a todos en estos años!", me dijo minutos después en el restaurante El Exquisito, en La Pequeña Habana, donde los invitados cenaban cada noche al término de las funciones programadas.

Una de sus colegas adelantadas, la actriz y profesora Teresa María Rojas, quien dirige en Miami el grupo Prometeo, fue a encontrarse con Berta para proponerle un trabajo conjunto que podría concretarse aquí tan pronto como el próximo año. Rojas, una de las grandes animadoras del teatro local, aprovechó la ocasión para llamar por teléfono a Nueva York  al  patriarca de la escena cubana, Francisco Morín, y ponerlo al habla con su antigua colega de la "época de las salitas", en La Habana de los años 50.

Pero el caso de Berta no fue la excepción en estas históricas jornadas escénicas de Miami, definidas por el dramaturgo Alberto Pedro como el equivalente de los sucesos de Villanueva para el teatro cubano del siglo XXI. Éste fue el festival del reencuentro posible, de la comunicación restituida sin la necesidad de interlocutores ineptos, del asombro y la lección  para los incrédulos. Un espacio de arte y afectos genuinos donde el diálogo impuso su auténtico significado de intercambio humano, ajeno a las obsesiones politiqueras conque suele empañarse la palabrita.

Salto a cont. Siguiente: Hay que empezar... »
1   Inicio
2   Hay que empezar...
3   Para muchos...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

 

Además en esta sección

Luces de la ciudad
ALEJANDRO RíOS, Miami

Paletas en Miami
ORLANDO ALOMá, Miami

BUSCADOR
PORTADA
Lunes
En clave
La chistera
Martes
Meridiano
• encuentro
Miércoles
Stadium
Espejo
Jueves
En Miami
La semana
Viernes
En Cuba
La mirada
Desde...
En la prensa
A debate
Cartas
Chat
Enlaces
EDICIONES

ENCUENTRO EN LA RED - Año II. Edición 116
En clave | La chistera | Meridiano | Punto de encuentro | Stadium | Espejo | En Miami | En Cuba | La mirada | Desde... | En la prensa | Cartas | Chat | Enlaces

© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.