Miércoles, 20 junio 2001 Cubaencuentro punto com
-
En Cuba Encuentro en la red
-
Sin más curvas...
 
Dos efectos y una misma causa
DIMAS CASTELLANOS, La Habana Parte 1 / 2

El pasado 5 de junio el diario Juventud Rebelde dedicó una página a comentar dos acontecimientos relacionados con la deteriorada economía doméstica en el país: los detergentes y la carne de cerdo.

Vitrina

El primer artículo Ni gato ni liebre estaba dedicado a esclarecer a los consumidores el por qué de los nuevos precios de los detergentes Lavasol y Diss. Este producto básico para la higiene del hogar era distribuido por la libreta de racionamiento, que existe desde hace ya bastante tiempo. Con el declive económico sufrido a raíz del derrumbe del campo socialista, el detergente en polvo dejó de venderse racionalmente y pasó a las tiendas en divisas.

Antes, los 200 gramos aproximados que se entregaban por persona costaban 60 centavos en moneda nacional, hoy esa misma cantidad cuesta unos 40 centavos de dólar, es decir, 8.80 pesos cubanos, al cambio actual.

Resulta que se ha inaugurado una planta de post adición con tecnología española que "revolucionará la producción" al aumentar la calidad y el rendimiento del producto. "Hasta este momento los productos se obtenían a partir de la tecnología de atomización, con la cual no era posible alcanzar los niveles de detergente que demandaba la población ni en cantidad ni en calidad".

Esta es, sin duda, una gran noticia para las amas de casa. Resulta que la nueva planta hará posible producir y satisfacer la demanda de la población. Si eso es cierto, entonces cabe la pregunta ¿si el detergente salió de la distribución normada por incapacidad en la producción, por qué si ésta se recupera no se regresa a esa forma de distribución que garantizaba unos 200 gramos por consumidor? Si la decisión es no regresar a la libreta de racionamiento, entonces es necesario reajustar los precios.

Quizás la razón nos la brinda la propia articulista cuando dice: "Llegado un momento en el cual el poder adquisitivo de la familia cubana se reanima, ofertarles productos de óptima calidad es el único camino". A lo que habría que añadir que lo que resta es precisamente eso, informarle también a la familia cubana que su poder adquisitivo se está reanimando, pues los inconformes consumidores no se han enterado.

Salto a cont. Siguiente: El segundo... »
1   Inicio
2   El segundo...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

 

Además en esta sección

Por cien millones menos
MANUEL CUESTA MORúA, La Habana

Una medida no convincente
OSCAR ESPINOSA CHEPE, La Habana

Decir tinieblas ¿decir jamás?
RAúL RIVERO, La Habana

El triángulo de los héroes
RICARDO GONZáLEZ ALFONSO, La Habana

Puentes y coartadas
LUIS MANUEL GARCíA, Sevilla

Suciedades del hombre puro y nuevo
TANIA QUINTERO, La Habana

La era de la información e Internet para todos
DIMAS CASTELLANOS, La Habana

BUSCADOR
PORTADA
Lunes
En clave
La chistera
Martes
Meridiano
• encuentro
Miércoles
Stadium
Espejo
Jueves
En Miami
Viernes
En Cuba
La semana
Telegramas
La mirada
Desde...
En la prensa
A debate
Cartas
Chat
Enlaces
EDICIONES

ENCUENTRO EN LA RED - Año II. Edición 143
En clave | La chistera | Meridiano | Punto de encuentro | Stadium | Espejo | En Miami | En Cuba | La mirada | Desde... | En la prensa | Cartas | Chat | Enlaces

© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.