Miércoles, 20 junio 2001 Cubaencuentro punto com
-
En Cuba Encuentro en la red
-
Sin más curvas...
 
El triángulo de los héroes
RICARDO GONZáLEZ ALFONSO, La Habana Parte 1 / 2

Los héroes son los protagonistas de la imaginación infantil y de la historia de la Humanidad. Desde mi adolescencia actitudes tan diferentes como la de Giordano Bruno (1550-1600) y la de Galileo Galilei (1564-1642) me llamaron a la reflexión. Ambos debieron elegir entre sus verdades respectivas y el suplicio.

La Santa Inquisición acusó de hereje a Bruno. Éste no abjuró y el tribunal eclesiástico lo condenó a la hoguera. Su vida ardió y trascendió. Hoy es uno de los paradigmas del hombre leal a sus convicciones.

Galileo también fue conducido al tribunal de la Santa Inquisición. Sostenía que la Tierra gira sobre su eje, hecho que hoy estudian los escolares de primaria, pero que en el siglo XVII se consideraba un sacrilegio, pues –según los teólogos de la época– contradecía a la Biblia. Galileo optó por retractarse cuando le mostraron los instrumentos de tortura.

El dramaturgo alemán Bertolt Brecht, en su obra Vida de Galileo Galilei, reproduce la famosa retractación en voz de un pregonero: "Yo, Galileo Galilei, maestro de matemática y física de Florencia, abjuro solemnemente lo que he enseñado, que el sol es el centro del universo y está inmóvil en su lugar, y (…). Yo abjuro, abomino y maldigo de todo corazón y con fe sincera todos esos errores y herejías, así como también cualquier otra opinión, que esté en contra de la Santa Iglesia".

Cuentan que, no obstante, por lo bajo expresó: "E pur si muove". Con el tiempo la ciencia demostró que la razón asistía a Galileo. Después de haberse retractado prosiguió sus estudios y escribió Los discorsi. Investigación que hizo sacar clandestinamente del país para que otros hombres pudieran conocer sus postulados. Y la Historia, a pesar de su abjuración, lo acoge entre sus héroes.

De acuerdo a la obra de Brecht, Andrea Sarti, discípulo del hereje arrepentido –y cuando desconocía el propósito de su maestro– lo repudia con estas palabras: "Desgraciada la tierra que no tiene héroes". A lo que Galilei responde poco después: "No. Desgraciada la tierra que necesita de héroes".

Salto a cont. Siguiente: Dos actitudes... »
1   Inicio
2   Dos actitudes...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

 

Además en esta sección

Por cien millones menos
MANUEL CUESTA MORúA, La Habana

Una medida no convincente
OSCAR ESPINOSA CHEPE, La Habana

Decir tinieblas ¿decir jamás?
RAúL RIVERO, La Habana

Puentes y coartadas
LUIS MANUEL GARCíA, Sevilla

Dos efectos y una misma causa
DIMAS CASTELLANOS, La Habana

Suciedades del hombre puro y nuevo
TANIA QUINTERO, La Habana

La era de la información e Internet para todos
DIMAS CASTELLANOS, La Habana

BUSCADOR
PORTADA
Lunes
En clave
La chistera
Martes
Meridiano
• encuentro
Miércoles
Stadium
Espejo
Jueves
En Miami
Viernes
En Cuba
La semana
Telegramas
La mirada
Desde...
En la prensa
A debate
Cartas
Chat
Enlaces
EDICIONES

ENCUENTRO EN LA RED - Año II. Edición 143
En clave | La chistera | Meridiano | Punto de encuentro | Stadium | Espejo | En Miami | En Cuba | La mirada | Desde... | En la prensa | Cartas | Chat | Enlaces

© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.