Martes, 05 junio 2001 Cubaencuentro punto com
-
En Cuba Encuentro en la red
-
Sin más curvas...
 
Adiós al matrimonio
IVáN GARCíA, La Habana  

Celebrar bodas es una tradición que va cuesta abajo en nuestro país. Si lo dudan pregúntenle a Celia Valdés, 23, enfermera. Valdés prefiere que su media naranja, con la cual mantiene relaciones hace cinco años, viva en su casa y ella en la suya. "Imagínate,  en mi hogar vivimos 14 personas y sólo hay cuatro cuartos. Además de promiscuidad hay discusiones familiares, broncas constantes. Cada quien cocina aparte. Si a esto se agrega el mal estado de la vivienda y la escasez de agua, estaría realmente loca si me diera por casarme y traer a mi esposo a vivir conmigo. ¿En su casa? Están peor", comenta.

Mujer e hijos
Natacha García, 27, sola con tres hijas

Celia, a pesar de estar enamorada, cree que el matrimonio legal es una quimera. Como ella piensan muchas parejas. La situación económica y el déficit habitacional ha provocado que la tradición de las fiestas de bodas caigan en picada. Solamente en la capital el 52% de las viviendas están en mal estado. Esta realidad es la culpable de que el 80% de las parejas tengan que convivir bajo un mismo techo con varias generaciones diferentes. Y si tienen hijos, el problema se agrava.

Por falta de espacio, las personas dividen a prisa y con mal gusto sus casas, utilizando cartón-tabla o cualquier otro tipo de material, para improvisar nuevas habitaciones. O construyen barbacoas, aprovechando las viviendas de puntal alto. Esta especie de pisos intermedios, chapuceros, resuelve las apremiantes necesidades de un espacio conyugal.

El fenómeno de la convivencia entre tantas personas en la misma casa, ha ocasionado el aumento de la violencia familiar, a veces con consecuencias trágicas. Solución: muchos se olvidan del matrimonio. Como la enfermera Celia. O el músico Roberto Díaz, 27. "Yo por mi lado y ella por el suyo", afirma sonriente.

La otra cara de la moneda es lo caro que resulta celebrar una boda. Según cálculos conservadores, cuesta no menos de 5 mil pesos, (unos 250 dólares), cantidad equivalente al salario de dos años de un trabajador promedio. Las cifras dan la razón a estas disyuntivas.

El año 1999 fue en el que menos parejas se casaron desde 1960. Un total de 97 mil 252 bodas para una proporción de 5,1 matrimonios por cada mil habitantes. En contraste, aumentó el número de parejas consensuales. Es decir, firmar un papel gris pero no hacer ninguna celebración y cada cual a vivir por su lado.

Es la nueva moda. Y no porque la secular tradición haya perdido arraigo. Sino por las duras condiciones padecidas por el cubano del tercer milenio. Aunque minoría, algunos en la Isla oyen hablar de crisis matrimonial por primera vez en su vida. Arnaldo Quintana y Sonia Guerra se casaron por todo lo alto. Los dos laboran en empresas capitalistas asentadas en La Habana. Viajan a menudo al extranjero y manejan dólares. Para su boda alquilaron salones lujosos en un hotel 5 estrellas. Buffet de primera y todo tipo de bebidas. La luna de miel en la exclusiva playa de Varadero, a 132 kilómetros de la capital.

Mientras los enlaces conyugales entre compatriotas disminuyen, aumentan increíblemente los que anhelan casarse con un extranjero. No importa si es canadiense o malayo. O español. Hace un par de años el Consulado de España en La Habana legalizó 5 mil matrimonios.

Pero son pocos los afortunados. Tórtolos como Arnaldo y Sonia, que se casan con limusina y a todo trapo. O aquéllos que logran ligar a un turista. La mayoría, como Celia, la enfermera, cree que las bodas son un viejo cuento de hadas. Después de trabajar 10 horas y cargar cubos de agua en su atestado domicilio, se conforma con pasar dos horas más o menos felices, con su novio. Y olvidarse de los problemas cotidianos.


Imprimir Imprimir Enviar Enviar

 

Además en esta sección

Soluciones contra engaños
DIMAS CASTELLANOS, La Habana

Incumplimiento azucarero
OSCAR ESPINOSA CHEPE, La Habana

Un icono del siglo XX
LUIS MANUEL GARCíA, Sevilla

El regreso de Juan Nápoles
RAúL RIVERO, La Habana

Iroko, la ceiba
NATALIA BOLíVAR, La Habana

Refundación ética
LEONARDO CALVO CáRDENAS, La Habana

Las otras fronteras
MANUEL CUESTA MORúA, La Habana

Hacia una nueva sociedad civil
DIMAS CASTELLANOS, La Habana

BUSCADOR
PORTADA
Lunes
En clave
La chistera
Martes
Meridiano
• encuentro
Miércoles
Stadium
Espejo
Jueves
En Miami
Viernes
En Cuba
La semana
Telegramas
La mirada
Desde...
En la prensa
A debate
Cartas
Chat
Enlaces
EDICIONES

ENCUENTRO EN LA RED - Año II. Edición 132
En clave | La chistera | Meridiano | Punto de encuentro | Stadium | Espejo | En Miami | En Cuba | La mirada | Desde... | En la prensa | Cartas | Chat | Enlaces

© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.