Martes, 05 junio 2001 Cubaencuentro punto com
-
En Cuba Encuentro en la red
-
Sin más curvas...
 
Iroko, la ceiba
NATALIA BOLíVAR, La Habana Parte 1 / 2

La ceiba, Iroko, es un árbol sagrado, tanto para negros como para blancos y chinos, la adoramos todos los cubanos; es trono, habitáculo de deidades u orishas, de espíritus o egguns, morada de antepasados negros y blancos; es un árbol con personalidad propia como la palma real, tan llena de misterios y leyendas en nuestra isla del Caribe. No hay temporal, ni huracán, ni ciclón, ni rayos que toquen a este sagrado árbol, es árbol del Dios Supremo Olofi, de Olorun, Oloddumare y de Obatalá.

Ceiba

A cualquier hombre o mujer que se le pregunte, contestará al unísono que han aprendido a respetarla y amarla, pues es sagrada e intocable. El que a sabiendas siembra una ceiba contrae una unión misteriosa con ella, es como un matrimonio de por vida, un lazo místico de ofrendas y oraciones. Cuando se planta una ceiba –debe ser antes de las 12 del día–, de inmediato se le da una fiesta, con tambor, rezos, bailes y ofrendas para fortalecerla. De ella dependerá nuestra suerte, salud y desenvolvimiento en la vida. En la copa de este frondoso y vigoroso árbol se encuentra la elevación máxima de los espíritus o, como también suele llamarse, el Ará-Onu, todo en perfecta armonía y no se puede tocar sin antes hacerle una ceremonia de ofrenda o sacrificio, ebbó.

La ceiba es conocida como el árbol casa de Dios y la llaman por distintos nombres entre los cubanos: los de descendencia conga la llaman Munanso Nsambi, Nkunia Lembán, Nkunia Mabúngu, Nanguem Ngandu, Naribe, Sánda, Nfumbe y Fumbe; los de descendencia yoruba le llaman Arabbá, Iroko, Eluwere y Asabá; también Iggi-Olorun. Su nombre en fon es Loko. En Haití, su nombre es Papa Loko.

Una de sus leyendas o pattakí cuenta, que en los principios del mundo, el cielo y la tierra tuvieron una discusión. La tierra decía que era más vieja y poderosa que su hermano el cielo: "Yo soy la base de todo, sin mí el cielo se desmoronaría, porque no tendría ningún apoyo. Yo creé todas las cosas vivientes, las alimento y las mantengo. Soy la dueña de todo. Todo se origina en mí, y todo regresa a mí. Mi poder no conoce límites".

Salto a cont. Siguiente: El rey Sol... »
1   Inicio
2   El rey Sol...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

 

Además en esta sección

Soluciones contra engaños
DIMAS CASTELLANOS, La Habana

Adiós al matrimonio
IVáN GARCíA, La Habana

Incumplimiento azucarero
OSCAR ESPINOSA CHEPE, La Habana

Un icono del siglo XX
LUIS MANUEL GARCíA, Sevilla

El regreso de Juan Nápoles
RAúL RIVERO, La Habana

Refundación ética
LEONARDO CALVO CáRDENAS, La Habana

Las otras fronteras
MANUEL CUESTA MORúA, La Habana

Hacia una nueva sociedad civil
DIMAS CASTELLANOS, La Habana

BUSCADOR
PORTADA
Lunes
En clave
La chistera
Martes
Meridiano
• encuentro
Miércoles
Stadium
Espejo
Jueves
En Miami
Viernes
En Cuba
La semana
Telegramas
La mirada
Desde...
En la prensa
A debate
Cartas
Chat
Enlaces
EDICIONES

ENCUENTRO EN LA RED - Año II. Edición 132
En clave | La chistera | Meridiano | Punto de encuentro | Stadium | Espejo | En Miami | En Cuba | La mirada | Desde... | En la prensa | Cartas | Chat | Enlaces

© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.