Martes, 05 junio 2001 Cubaencuentro punto com
-
En Cuba Encuentro en la red
-
Sin más curvas...
 
Las otras fronteras
MANUEL CUESTA MORúA, La Habana Parte 1 / 2

Las relaciones entre Estados tienen siempre, y además, un fin retórico: propiciar el acercamiento de los pueblos y de las culturas. Positivamente: por el valor y la riqueza que en sí mismo tiene el encuentro entre diferentes, y negativamente: porque es difícil que se maten aquéllos que se conocen. La cultura y la paz son, sin dudas, los grandes ganadores de este acercamiento.

Verdad

Esta meta retórica, que no todos los Estados persiguen con prontitud, revela un dato interesante: la relación fructífera se produce entre iguales-semejantes antes que entre iguales-diferentes. No porque sea imposible una relación saludable entre bosquimanos y mormones –cierto es que una tradición puede inventarse un día como mañana–, sino porque aquéllos, que hablan los mismos lenguajes e intercambian desde los mismos códigos, experimentan, en el día a día, la necesidad de transmitirse sus contenidos sociales y culturales, por encima de sus fronteras históricas.

Estamos frente a un gesto a favor de la cultura y de un concepto moderno de las relaciones internacionales cuando la diplomacia se lanza urbi et orbi para tejer nuevas conexiones y fomentar el trasvase de bienes, ideas, servicios y estéticas. Pero estamos frente a un acto contra natura en el momento en el que la diplomacia sustituye nuestro entorno por nuestros contornos.

Un paso de tal naturaleza aleja al Estado de su sociedad, sus intereses y sus iguales-semejantes. Y eso no está bien cuando los Estados modernos, a diferencia de los Estados premodernos, reflejan o deberían reflejar el sumumde su nación, de su cultura.

A propósito del periplo del presidente Fidel Castro por algunos países del Medio Oriente que beben en el Corán, un compatriota me preguntaba cuál era el objetivo de estos encuentros. ¿El petróleo? ¿las relaciones Sur-Sur? ¿La entente antinorteamericana?

Y no me atreví a darle una respuesta politológica porque, responsablemente, uno debe sopesar los hechos, observar todas las variables en las relaciones entre Estados, determinar las prioridades de una política exterior para dar una respuesta seria.

Salto a cont. Siguiente: Decir que... »
1   Inicio
2   Decir que...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

 

Además en esta sección

Soluciones contra engaños
DIMAS CASTELLANOS, La Habana

Adiós al matrimonio
IVáN GARCíA, La Habana

Incumplimiento azucarero
OSCAR ESPINOSA CHEPE, La Habana

Un icono del siglo XX
LUIS MANUEL GARCíA, Sevilla

El regreso de Juan Nápoles
RAúL RIVERO, La Habana

Iroko, la ceiba
NATALIA BOLíVAR, La Habana

Refundación ética
LEONARDO CALVO CáRDENAS, La Habana

Hacia una nueva sociedad civil
DIMAS CASTELLANOS, La Habana

BUSCADOR
PORTADA
Lunes
En clave
La chistera
Martes
Meridiano
• encuentro
Miércoles
Stadium
Espejo
Jueves
En Miami
Viernes
En Cuba
La semana
Telegramas
La mirada
Desde...
En la prensa
A debate
Cartas
Chat
Enlaces
EDICIONES

ENCUENTRO EN LA RED - Año II. Edición 132
En clave | La chistera | Meridiano | Punto de encuentro | Stadium | Espejo | En Miami | En Cuba | La mirada | Desde... | En la prensa | Cartas | Chat | Enlaces

© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.