Martes, 05 junio 2001 Cubaencuentro punto com
-
En Cuba Encuentro en la red
-
Sin más curvas...
 
Refundación ética
LEONARDO CALVO CáRDENAS, La Habana Parte 1 / 2

Se ha extendido entre los ciudadanos el criterio de que la política es una práctica denigrante y negativa para las relaciones humanas. El natural rechazo a ciertas lacras y vicios impide ver, con frecuencia, que lo negativo es percibir la política con criterio de lucro y utilidad personal.

Para que la política vuelva a ser –o sea por fin–, entre nosotros, el honesto ocuparse de los asuntos de los demás, su ejercicio debe comenzar por la ética; y después más ética.

La experiencia histórica contemporánea parece haber demostrado que el comunista es el partido más asfixiante que ha existido; porque cuando está abajo no deja respirar a los que están arriba y cuando está arriba no deja respirar a los que están abajo.

Pero, muchas veces, los políticos alternativos cubanos han asumido tácitamente que la sinrazón e inviabilidad de su adversario en el poder implica la automática validación de su ser y actuar cívico-contestatario.

Esta extendida creencia, tan alejada de la reflexión como de la realidad, ha llevado muchas veces a los opositores pacíficos y civilistas al abismo interminable de lo ineficaz e impugnable. El hecho de que el discurso y la acción del adversario sean totalmente fallidos o indignos –si esto es posible– no quiere decir que las nuestras sean necesariamente válidas y positivas.

Para titular estas reflexiones he tomado prestado el nombre de un partido europeo, porque es necesario refundar la política en nuestro país, pero desde la ética.

Si reverdecen los males históricos y tradicionales de la política cubana; si sobre los valores y principios prevalecen el personalismo, la intolerancia, la violencia del lenguaje y el clientelismo, bien difícil nos será salvar al individuo como dimensión trascendental y hacer renacer a la nación como espacio y valor sublime.

Con visión de honestidad, humanismo y solidaridad debemos enfrentar la renuncia y nunca como parcela privada o medio de satisfacer intereses o ambiciones personales.

Salto a cont. Siguiente: Quien se impone... »
1   Inicio
2   Quien se impone...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

 

Además en esta sección

Soluciones contra engaños
DIMAS CASTELLANOS, La Habana

Adiós al matrimonio
IVáN GARCíA, La Habana

Incumplimiento azucarero
OSCAR ESPINOSA CHEPE, La Habana

Un icono del siglo XX
LUIS MANUEL GARCíA, Sevilla

El regreso de Juan Nápoles
RAúL RIVERO, La Habana

Iroko, la ceiba
NATALIA BOLíVAR, La Habana

Las otras fronteras
MANUEL CUESTA MORúA, La Habana

Hacia una nueva sociedad civil
DIMAS CASTELLANOS, La Habana

BUSCADOR
PORTADA
Lunes
En clave
La chistera
Martes
Meridiano
• encuentro
Miércoles
Stadium
Espejo
Jueves
En Miami
Viernes
En Cuba
La semana
Telegramas
La mirada
Desde...
En la prensa
A debate
Cartas
Chat
Enlaces
EDICIONES

ENCUENTRO EN LA RED - Año II. Edición 132
En clave | La chistera | Meridiano | Punto de encuentro | Stadium | Espejo | En Miami | En Cuba | La mirada | Desde... | En la prensa | Cartas | Chat | Enlaces

© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.