Martes, 05 junio 2001 Cubaencuentro punto com
-
En Cuba Encuentro en la red
-
Sin más curvas...
 
Hacia una nueva sociedad civil
DIMAS CASTELLANOS, La Habana Parte 1 / 2

La nación está enferma. Padece de estancamiento social. El modelo económico vigente, si bien ha garantizado enseñanza y salud gratuita para toda la población –aspiración de muchos pueblos– también ha demostrado su incapacidad para generar un crecimiento sostenido y satisfacer las necesidades de sus habitantes.

Entre las causas del estancamiento se destaca el control monopólico que el Estado ejerce sobre la sociedad y anula las potencialidades de los ciudadanos para coadyuvar a la solución de los serios problemas que aquejan la nación. Uno de los efectos más negativos de esa subordinación radica en la imposibilidad de los ciudadanos para tomar parte e influir en las relaciones sociales económicas de forma subsidiaria y paralela a las instituciones estatales, lo que acarrea apatía y desinterés por los resultados productivos. El asunto se torna más grave cuando ocurre en un país que, gracias a su política educacional, cuenta con un potencial de conocimientos y profesionalidad, en sus ciudadanos, envidiables por cualquier nación de la región.

Cierto es que coexisten causas externas obstaculizando, de una u otra forma, el desarrollo interno; pero cierto es también, que existe la posibilidad de realizar transformaciones internas que dependen únicamente de decisiones nacionales para estimular y motivar la participación de los ciudadanos, para ello se cuenta con dos grandes ventajas: la necesidad ciudadana de cambios y el control casi total del Estado para emprenderlos.

Por tratarse de un problema extremadamente complejo, y a la vez ineludible, podría iniciarse por un conjunto mínimo de medidas graduales que permitan a los cubanos invertir y crear pequeñas y medianas empresas en su país; asociarse en la forma que lo consideren para la participación en asuntos de su interés; crear una red de instituciones de apoyo a esas iniciativas y dictar correspondiente leyes para su implementación y funcionamiento.

Esas medidas tendrían obligatoriamente que acompañarse de la conformación un amplio abanico de asociaciones, instituciones y recursos, autónomos e independientes del Estado, con un espacio público y diversas formas de propiedad sobre los medios de producción y de expresión sobre cuya base los ciudadanos interactúen, decidan libremente sus problemas comunes y participen en los procesos políticos, económicos, sociales y culturales de su interés; es decir la conformación de una sociedad civil a partir de los intereses ciudadanos sin más interferencia estatal que la necesaria para su registro, existencia y funcionamiento.

Salto a cont. Siguiente: La institución... »
1   Inicio
2   La institución...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

 

Además en esta sección

Soluciones contra engaños
DC, La Habana

Adiós al matrimonio
IVáN GARCíA, La Habana

Incumplimiento azucarero
OSCAR ESPINOSA CHEPE, La Habana

Un icono del siglo XX
LUIS MANUEL GARCíA, Sevilla

El regreso de Juan Nápoles
RAúL RIVERO, La Habana

Iroko, la ceiba
NATALIA BOLíVAR, La Habana

Refundación ética
LEONARDO CALVO CáRDENAS, La Habana

Las otras fronteras
MANUEL CUESTA MORúA, La Habana

BUSCADOR
PORTADA
Lunes
En clave
La chistera
Martes
Meridiano
• encuentro
Miércoles
Stadium
Espejo
Jueves
En Miami
Viernes
En Cuba
La semana
Telegramas
La mirada
Desde...
En la prensa
A debate
Cartas
Chat
Enlaces
EDICIONES

ENCUENTRO EN LA RED - Año II. Edición 132
En clave | La chistera | Meridiano | Punto de encuentro | Stadium | Espejo | En Miami | En Cuba | La mirada | Desde... | En la prensa | Cartas | Chat | Enlaces

© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.