Lunes, 14 mayo 2001 Cubaencuentro punto com
-
En Cuba Encuentro en la red
-
Sin más curvas...
 
Las buenas y las malas
MANUEL CUESTA MORúA, La Habana Parte 1 / 2

Creo que fueron los brasileños los que pusieron en circulación la idea de acompañar, a un mismo tiempo, una mala con una buena noticia. Si no fueron ellos, el hecho es que presentar las noticias de ese modo es una buena manera de equilibrar los humores de los que, en este mundo, nos enteramos a diario de asuntos que no nos resultan del todo agradables.

Siguiendo esta idea, debo informarles que Cuba ofrece hoy buenas y malas noticias.

Las buenas nuevas son que los cubanos todavía sonreímos, nos entretenemos con nuestras jocosidades, disfrutamos de la cultura, de los escasos buenos libros que nos visitan y vamos, poco a poco y desde abajo, construyendo una noción suave, tolerante, abierta al flujo de nuestros propios extraños y preparada para intercambiar con el mundo todas sus sorpresas tecnológicas y mundanales.

Las malas nuevas tienen que ver con las boutades del Estado.

Resulta que ahora éste aparece malhumorado en el plenario de la comunidad de naciones. Y no sólo malhumorado, sino haciendo todo lo exactamente necesario para provocar el mal humor del mundo con Cuba.

Sé que no debo identificar al país con su Gobierno ni con su Estado. Son tres dimensiones diferentes, pero me pongo en el lugar de aquéllos que no nos conocen bien, no saben de qué va la cosa y nos observan en la distancia para preguntar: qué debemos hacer para entender a los cubanos.

En este punto y con esa realidad a cuestas, decir Cuba es referir una identidad, unas mentalidades y unos comportamientos.

El Gobierno, que refleja a su modo esa identidad, esas mentalidades y esos comportamientos, reacciona con violencia verbal y desorden diplomático ante dos procesos contemporáneos que piden mucha racionalidad y poca volición: la economía-mundo y la humanidad-mundo.

La primera internetiza los bienes, los servicios y la circulación financiera. Ante esto, los Estados quieren acelerar, porque están obligados, su integración y buscar pistas veloces para llegar a tiempo a la nueva economía. La culpa de lo que sucede no la tienen ellos. Quizá los culpables más directos de este asunto sean Ted Turner y Bill Gates.

Salto a cont. Siguiente: La segunda... »
1   Inicio
2   La segunda...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

 

Además en esta sección

Marta Beatriz Roque Cabello: Acerca del Proyecto Varela
TANIA QUINTERO, La Habana

Convocatoria
INSTITUTO CUBANO DE ECONOMISTAS INDEPENDIENTES, La Habana

La clarinada de los diez
LEONARDO CALVO CáRDENAS, La Habana

Soledades
LUIS MANUEL GARCíA, Sevilla

Democratización y comunidad internacional (III)
MANUEL CUESTA MORúA, La Habana

El negro y la nación cubana (III)
DIMAS CASTELLANOS, La Habana

BUSCADOR
PORTADA
Lunes
En clave
La chistera
Martes
Meridiano
• encuentro
Miércoles
Stadium
Espejo
Jueves
En Miami
Viernes
En Cuba
La semana
Telegramas
La mirada
Desde...
En la prensa
A debate
Cartas
Chat
Enlaces
EDICIONES

ENCUENTRO EN LA RED - Año II. Edición 116
En clave | La chistera | Meridiano | Punto de encuentro | Stadium | Espejo | En Miami | En Cuba | La mirada | Desde... | En la prensa | Cartas | Chat | Enlaces

© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.