Lunes, 14 mayo 2001 Cubaencuentro punto com
-
En Cuba Encuentro en la red
-
Sin más curvas...
 
La clarinada de los diez
LEONARDO CALVO CáRDENAS, La Habana Parte 1 / 2

Hace ya diez años, por estos meses, que me incorporé al accionar político alternativo a través de un documento que impregnaba de manera respetuosa pero meridiana los giros, enroques y proyecciones que el liderazgo político cubano ensayaba en aquel momento de convulsión y cambios.

Nuestro documento –mi entrañable Manuel Cuesta Morúa fue el principal animador y redactor– calificado por los que lo conocieron como lo más fuerte que se había escrito contra el régimen, no pretendía generar difusión ni adhesiones, sino fijar una posición en un marco político concreto. Aquellas contundentes doce cuartillas, que hicieron temblar de pavor al aún famoso e influyente personero de la cultura y la política local, cumplieron su función –explicar con claridad las razones de nuestro abandono de la militancia comunista– y nunca fueron dados a conocer a la publicidad.

Casi coincidente en el tiempo, otro documento también, respetuoso y meridiano pero mucho más moderado y, valorado objetivamente, claramente inofensivo, estalló como una bomba en todo el mundo.

Resultó que diez destacados y reconocidos intelectuales cubanos –poetas, periodistas, narradores y ensayistas– decidieron dirigirse a las autoridades competentes para expresar su preocupación –sincera y legítima – por la situación socio-económica del país; adelantando algunos recomendaciones que en el plano social e institucional podrían contribuir al mejoramiento sensible de nuestra realidad nacional.

La Carta de los Diez –como es pública e históricamente conocida– despertó, por un lado, la atención, admiración y respaldo en todo el planeta como una señal de que en Cuba algo debía y estaba empezando a cambiar.

El valiente  gesto desató la cólera irrefrenada de nuestros gobernantes, con su alergia incurable a la crítica y el cuestionamiento. La intolerancia institucionalizada fue incapaz de admitir tan significativo precedente de honestidad contestataria.

La maquinaria "inquisitorial", siempre engrasada y bien dispuesta, emprendió su marcha, no por conocida y esperada menos aterradora y destructiva.

Salto a cont. Siguiente: Los firmantes... »
1   Inicio
2   Los firmantes...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

 

Además en esta sección

Marta Beatriz Roque Cabello: Acerca del Proyecto Varela
TANIA QUINTERO, La Habana

Convocatoria
INSTITUTO CUBANO DE ECONOMISTAS INDEPENDIENTES, La Habana

Las buenas y las malas
MANUEL CUESTA MORúA, La Habana

Soledades
LUIS MANUEL GARCíA, Sevilla

Democratización y comunidad internacional (III)
MANUEL CUESTA MORúA, La Habana

El negro y la nación cubana (III)
DIMAS CASTELLANOS, La Habana

BUSCADOR
PORTADA
Lunes
En clave
La chistera
Martes
Meridiano
• encuentro
Miércoles
Stadium
Espejo
Jueves
En Miami
Viernes
En Cuba
La semana
Telegramas
La mirada
Desde...
En la prensa
A debate
Cartas
Chat
Enlaces
EDICIONES

ENCUENTRO EN LA RED - Año II. Edición 116
En clave | La chistera | Meridiano | Punto de encuentro | Stadium | Espejo | En Miami | En Cuba | La mirada | Desde... | En la prensa | Cartas | Chat | Enlaces

© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.