Lunes, 09 abril 2001 Cubaencuentro punto com
-
Semblanzas Encuentro en la red
-
Sin más curvas...
 
Omara Portuondo
JOAQUíN ORDOQUI GARCíA, Madrid Parte 1 / 3

Una de las formas más sencillas de medir la popularidad de una persona es escribir su nombre en un buen buscador de Internet y ver qué pasa. Cuando lo hice con esta cantante nacida en el barrio de Cayo Hueso, el 29 de octubre de 1930, el resultado superó todas mis expectativas: casi cuarenta mil entradas. Todos los que conozcan la red saben que muchas pueden referirse a otras Omaras Portuondo, pero las aproximadamente cien que revisé pertenecían a nuestra protagonista de hoy.

Omara Portuondo

En cuanto a idiomas, aunque predominaban las páginas en inglés, no faltaban en castellano, francés, alemán, italiano, sueco, portugués, noruego, finlandés y en otros que no conseguí identificar… En fin, una personalidad universalmente famosa… gracias a Buena Vista Social Club, fenómeno que me desconcierta cada día más. Y empleo el verbo desconcertar de forma absolutamente literal: no sé muy bien qué pensar.

Porque no hay ninguna duda de que Omara Portuondo ha sido, desde la década de los 50, una de las grandes cantantes que ha dado Cuba, con una amplísima trayectoria profesional y vinculada a muchos de los mejores músicos y momentos de nuestra historia.

En los albores de su carrera, cantó con Frank Emilio en su grupo Loquibambia, en las emisiones de la Mil Diez. Trabajó, también, con Rodney y formó parte del cuarteto de ese gran innovador que fue Orlando de la Rosa. Perteneció a dos de las más importantes agrupaciones musicales femeninas que ha tenido Cuba: la Orquesta Anacaona y el Cuarteto D’Aida. Su voz, además, está definitivamente asociada al filin, movimiento del que fue, junto a Elena Burke, una de sus principales cantantes.

Después, actuó como solista de éxito durante casi tres décadas, en las que llegó a incursionar en la Nueva Trova con una lamentable interpretación de una de las peores canciones de Silvio Rodríguez, La era está pariendo un corazón, que se convirtió en un hit parade nacional, para su desgracia y la nuestra. Durante ese largo período, adquirió un conjunto de manierismos con los que pretendía definir un estilo, pero que resultaban caricaturas de la Omara de los años cincuenta. Parecía irreversible.

Salto a cont. Siguiente: Como ocurrió... »
1   Inicio
2   Como ocurrió...
3   La segunda...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar
BUSCADOR
PORTADA
Lunes
En clave
Dulce cantar
Semblanzas
La chistera
Martes
Meridiano
• encuentro
Miércoles
Stadium
Espejo
Jueves
En Miami
Viernes
En Cuba
La mirada
Desde...
En la prensa
A debate
Cartas
Chat
Enlaces
EDICIONES

ENCUENTRO EN LA RED - Año II. Edición 91
En clave | La chistera | Meridiano | Punto de encuentro | Stadium | Espejo | En Miami | En Cuba | La mirada | Desde... | En la prensa | Cartas | Chat | Enlaces

© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.