Lunes, 18 diciembre 2000 Cubaencuentro punto com
-
Semblanzas Encuentro en la red
-
Sin más curvas...
 
Fallece a los 89 años Armando Oréfiche
JUAN CARLOS SáNCHEZ REYES, Canarias  

Uno de los más importantes músicos cubanos, y último sobreviviente de su generación, murió en el hospital Negrín de Las Palmas de Gran Canaria en la madrugada del pasado 24 de noviembre. Oréfiche había nacido en la Víbora, La Habana, en 1911, y vivió más de cuatro décadas de exilio en España hasta el día de su muerte.

El autor del famoso Mesié Julián, al que la revista Variety calificara en 1946 como el "Gershwin de Cuba", era el último sobreviviente de toda una generación de importantes músicos cubanos (Ernesto Lecuona, Eliseo Grenet, Marino Barreto, Moisés Simons) que enriquecieron el panorama musical internacional, mezclando las mejores expresiones de la música negra con elementos rítmicos de la música culta.

Oréfiche empezó como pianista en las orquestas Hnos. Le Batard y la del Teatro Encanto, y en 1932 entró en la leyenda cuando Lecuona lo eligió para participar con él en una tournée de conciertos por España. Bajo su dirección musical y artística, la orquesta se convirtió en un verdadero espectáculo. 2 años más tarde, en Venecia, tras una grave enfermedad que obligó a Lecuona a regresar a Cuba, Oréfiche la bautizó con el nombre de Lecuona Cuban Boys, en homenaje al insigne compositor.

A partir de entonces su carrera no cesó en reconocimientos, convirtiéndose en uno de los primeros que da a conocer en Europa la Conga, el Bolero típico cubano, así como numerosos ritmos afrocubanos marcados por sus originales arreglos orquestales y direcciones escénicas.

El novelista Alejo Carpentier lo recuerda en París de esta forma: "Mientras el conjunto de Don Barreto mantiene a orillas del Sena las más puras tradiciones del son habanero, la Orquesta Lecuona ha intentado un esfuerzo de otra índole, elevando sus interpretaciones a la categoría de las que popularizara por el mundo los nombres de Jack Hylton, Cab Calloway o Marek Weber..."

Tras 7 años recorriendo las principales capitales de Europa y Oriente, Oréfiche realiza giras igualmente exitosas por América del Sur, La Habana y EE UU, donde grabara también en Hollywood la banda sonora de diferentes películas y por la que recibió recientemente un merecido homenaje.

Dicen las cronologías que su mayor éxito fue el tema Mesié Julián, pero igualmente famosas fueron sus composiciones Rumba Blanca, Rumba Azul, Habana de mi amor, Bombón (mambo dedicado a Lola Flores), Rumba porteña y sus colaboraciones con Josephine Baker (Mayarí y la Conga Blicotí); Bola de Nieve (Vamos José, Rumba Internacional); Maurice Chevalier; Rita Montaner; Antonio Machín; Armando Manzanero; Miguelito Valdés; Hugo del Carril; Pedro Vargas; Caetano Veloso y un sinnúmero de grandes estrellas que han interpretado sus canciones.

Oréfiche se considera uno de los primeros músicos del mundo en iniciar a la orquesta en espectáculos participativos. Su montaje teatral de la pieza Siboney de Ernesto Lecuona con 12 maracas fosforecentes fue todo un acontecimiento de la época, así como sus actuaciones en el Casino Musical de Juan-Les-Pins (Francia) por la que recibe la felicitación personal de Maurice Ravel, ante quien ejecutó su clásico bolero.

Tanto historiadores como críticos musicales coinciden en señalar que nunca se ha vuelto a producir en Europa un flujo orgánico de creatividad similar al de aquel período en el que Armando Oréfiche fue uno de sus grandes protagonistas. Este impulso espontáneo de participar en la gran cultura del mundo, supuso la quiebra defitiva del discurso eurocéntrico del arte y el primer fruto importante de un diálogo entre el llamado centro y la periferia, entre la alta cultura y la cultura popular, establecido en términos de igualdad. Sólo que en el caso de Oréfiche este diálogo quedó trunco al no poder el notable músico regresar nunca más a su patria.

Artista hiperproductivo (más de 100 obras compuestas, colaboraciones, películas, composiciones a otros artistas), Oréfiche se considera el músico cubano con mayores reconocimientos en España. Sus grabaciones llevan la marca de las más importantes firmas como RCA, DECCA y Columbia.

Por todo ello, Armando Oréfiche ha sido una de las grandes glorias de la música cubana. El escritor Gastón Baquero, fallecido en Madrid en 1997, lo explicó mejor que nadie: "Un artista que lleva por el mundo el sentimiento musical y amistoso del alma musical cubana".


Imprimir Imprimir Enviar Enviar
BUSCADOR
PORTADA
Lunes
En clave
Dulce cantar
Semblanzas
La chistera
Martes
Meridiano
• encuentro
Miércoles
Stadium
Espejo
Jueves
En Miami
Viernes
En Cuba
La mirada
Desde...
En la prensa
Cartas
Chat
Enlaces
EDICIONES

ENCUENTRO EN LA RED - Año I. Edición 11
En clave | La chistera | Meridiano | Punto de encuentro | Stadium | Espejo | En Miami | En Cuba | La mirada | Desde... | En la prensa | Cartas | Chat | Enlaces

© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.