Martes, 05 junio 2001 Cubaencuentro punto com
-
En clave Encuentro en la red
-
Sin más curvas...
 
Lázaro Armenteros Moré: 'El son lo llevo en la sangre'
DENNYS MATOS, Madrid  

Lázaro Armenteros Moré es un joven sonero que cultiva los más auténticos géneros de nuestra música tradicional. En la actualidad, después de haber cantado con agrupaciones como EPG y el septeto Jelengue, ha reunido un grupo con el que quiere desarrollar su particular postura respecto a la música cubana.

Lázaro Armenteros
Lázaro Armenteros

¿En qué trabajas en estos momentos?

Bueno, de un tiempo a esta parte he formado una banda que se llama Diacocan, es una palabra yoruba y quiere decir "de corazón". Estamos trabajando sobre los valores de la música tradicional y, dentro de ella, fundamentalmente, queremos mantener vital la vertiente del son, el chachachá y el bolero. También hacemos salsa y otras cosas, pero lo más importante es el trabajo con la música tradicional. Respeto el patrón de cada uno de estos géneros, no me interesa mezclarlos ni fusionarlos con otro tipo de música. Por eso, aún cuando tenga que hacer arreglos para ajustarlo al formato de la banda, si tocamos un son, es un son y cuando tocamos un bolero, es un bolero. Tratamos de mantenernos lo más fieles posible a la esencia de los géneros. Todas mis canciones parten un poco de este principio.

¿Qué te parecen los experimentos de fusión que se hacen con el son y otros géneros?

No estoy en contra de la evolución del son ni del trabajo de los nuevos cantantes y compositores. Sólo que prefiero respetar más las raíces musicales, retomar su espíritu y profundizar en ese tipo de inspiración, porque cada vez se revela más original, a pesar de ser canciones con muchísimos años.

¿A propósito de las canciones, de qué hablan?

Mis textos son, en general, románticos y están bastante influidos por lo que en Cuba se conoció como salsa erótica. Son canciones que, en su mayoría, giran en torno a las mujeres, a sus encantos sensuales y amorosos. Abordo experiencias por las que he pasado, como ocurre en la canciones Amor con amor y Mujer. Las vivencias se convierten en el material principal de mis composiciones y la verdad es que siempre recurro a ellas a la hora de componer. También me gusta hablar de lo más cotidiano, de las cosas que nos ocurren todos los días y que así y todo resultan interesantes. De eso intento hablar en el tema La vecina o en Lo que te gusta, ésta última concebida con una sonoridad acentuadamente caribeña y que fue grabada en Cuba por la Orquesta Maravilla.

¿Estas influencias de la salsa erótica no te acercan al sonido de esos grupos?

No. Creo que el sonido de Diacocan no llega a ser eso. Entre otras cosas, porque mi timbre de voz, mis características interpretativas están más cerca de los cantantes soneros. Por otra parte, soy consciente de mis cualidades y las pongo en función del estilo sonero. Puedo interpretar salsa y otros géneros populares, pero el son es lo que más disfruto, donde mejor me siento cuando estoy componiendo. Desde niño siempre escuché a mi tío Benny Moré y a Miguelito Cuní, era la música que se ponía en mi casa y con la que crecí. Siento que el son lo llevo en la sangre.


Imprimir Imprimir Enviar Enviar

 

Además en esta sección

Confesiones a Edith Piaf sobre Bola de Nieve
ARSENIO RODRíGUEZ, Sevilla

BUSCADOR
PORTADA
Lunes
En clave
Dulce cantar
Semblanzas
La chistera
Martes
Meridiano
• encuentro
Miércoles
Stadium
Espejo
Jueves
En Miami
Viernes
En Cuba
La mirada
Desde...
En la prensa
A debate
Cartas
Chat
Enlaces
EDICIONES

ENCUENTRO EN LA RED - Año II. Edición 132
En clave | La chistera | Meridiano | Punto de encuentro | Stadium | Espejo | En Miami | En Cuba | La mirada | Desde... | En la prensa | Cartas | Chat | Enlaces

© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.