Lunes, 03 septiembre 2001 Año II. Edición 183 IMAGENES PORTADA
Economía
Cuba hacia el capitalismo de Estado

De la colectivización impracticable al mercantilismo estatal: una ruta escogida hace ya más de 70 años por la antigua Unión Soviética
por BALTASAR MARTíN Parte 3 / 3

Fidel Castro, después de haber destruido la economía cubana imponiendo su voluntad por sobre la lógica irrebatible de las leyes del mercado durante ya más de 42 años de fallido experimento marxista-leninista, repite los pasos de sus predecesores. Como triste epílogo, cual Lenin en su temprano umbral, trata por todos los medios de implantar un capitalismo de Estado en la Isla.

Los que pretenden ver en esta maniobra harto pragmática señales de apertura y de renovación, deben releer la historia del fracaso económico de las dictaduras comunistas para entender su simple carácter oportunista, que sólo la libre confrontación con las verdaderas leyes del mercado que rigen el genuino capitalismo puede enterrar para siempre.

El Mercado Libre Campesino –según Fidel desatino y desviación burguesa– ha sido lo que ha evitado la hambruna generalizada en la Isla, así como los restaurancitos de 12 sillas conocidos como paladares, aunque ambos siempre han estado sometidos a los caprichos y arbitrariedades del Mayoral en Jefe, que no soporta que ningún cubano se enriquezca y logre la independencia económica del Gobierno. Otros trabajadores por cuenta propia, que realizan las tareas que las empresas estatales no alcanzan a satisfacer ni siquiera medianamente, como el arreglo de zapatos, televisores, etcétera, también han estado bajo la lupa totalitaria, que impide su prosperidad y que se fortalezcan más allá de lo deseado por el Estado, que en cualquier momento puede cancelar sus licencias, además de cobrarles impuestos completamente abusivos.

Las llamadas "empresas mixtas" pagan una miseria en pesos a sus trabajadores, pues el Gobierno se queda con el grueso de la ganancia en dólares, cosa que no sucede en ningún otro país del mundo, ni siquiera en la China Comunista. Todas estas llamadas "reformas" apuntan mucho más hacia el fascismo que hacia un verdadero capitalismo de libre empresa, por lo que ni el mundo ni nadie debe hacerse ilusiones en cuanto a que el régimen está cambiando.

Al igual que en la difunta y eufemísticamente llamada República Democrática Alemana, enfrentada puerta con puerta con la parte capitalista a través del Muro de Berlín, a la hora de la libre confrontación entre ambos sistemas, los cubanos sabrán optar por el camino de la libre empresa, no por imposición, sino por simple raciocinio, ya que el flujo de "desertores" siempre fue unilateral, al igual que en el Estrecho de la Florida: la población de Berlín Oriental nunca se incrementó desde el oeste, ni ninguna balsa ha llegado al "paraíso" de los trabajadores.

Salto a cont. Volver: Inicio »
1   Inicio
2   Desde esa...
3   Fidel Castro...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

La invasión gallega
LUIS MANUEL GARCíA
Otra visión cubana del ALCA
DIMAS CASTELLANOS
Una vocación democrática inesperada
OSCAR ESPINOSA CHEPE
Variedades de 23 y 10
DIMAS CASTELLANOS
Soy médico, pero quisiera trabajar de taxista
OSCAR ESPINOSA CHEPE
Puerta de salida a la crisis
JOSé HIDALGO-GATO SáNCHEZ, ICEI
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Pionero por el comunismo
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.