Lunes, 03 septiembre 2001 Año II. Edición 183 IMAGENES PORTADA
Economía
Soy médico, pero quisiera trabajar de taxista

Cuba, un país que desvaloriza su masa profesional
por OSCAR ESPINOSA CHEPE Parte 2 / 2

A este estado de cosas habría que agregar que con el Período Especial, iniciado a principios de los años 90, se ha producido una caída en picada del nivel de vida de la población, y han aparecido fenómenos nocivos como la dolarización, que atenazan adicionalmente a la sociedad. Ello ocasiona un acelerado proceso de pérdida del capital humano que tanto esfuerzo y recursos costó crear.

Dicha descapitalización tiene lugar por varias vías. Por medio de una masiva fuga al exterior de graduados universitarios en busca de una mejor valoración de sus conocimientos, huyéndole a la crisis. La pérdida de técnicos ha sido tan pronunciada que, ante la avalancha de migraciones legales e ilegales, las autoridades han dictado regulaciones intentando contenerlas.

En el caso de los profesionales de la salud pública, por ejemplo, ocurre lo siguiente: desde el día que la persona expresa su deseo de abandonar el país hasta que recibe el correspondiente permiso, transcurren varios años, tiempo en el cual, por lo regular, el solicitante es remitido a un puesto de trabajo de menor importancia.

También la desvalorización se produce mediante el cambio de trabajo a profesiones de menos calificación. No es difícil encontrar especialistas de alto nivel laborando como taxistas, sirvientes de hoteles, etcétera. Esto en busca de mayores ingresos, pues los que obtienen en sus especialidades le son insuficientes para sostenerse ellos mismos o a sus familias.

Baste señalar que un médico, luego de convertirse en especialista de primer grado, recibe un salario mensual de 525.00 pesos, equivalente a 23.86 dólares al cambio oficial, y todo ello mientras desempeña un oficio de máxima responsabilidad en condiciones sumamente adversas.

Por último, un porcentaje elevado del personal que permanece en los puestos para los cuales se preparó, vegeta con salarios de hambre, sin estímulos ni perspectivas, carente de la información necesaria en un mundo que avanza vertiginosamente en los terrenos de la ciencia y la técnica.

La situación descrita explica por qué Cuba, a pesar de la importante masa de profesionales con que cuenta, obtiene tan decepcionantes resultados en cuanto a desarrollo. Una realidad que debería ser tomada en cuenta por el Gobierno cuando brinda información sobre los niveles de instrucción alcanzados.

Salto a cont. Volver: Inicio »
1   Inicio
2   A este estado...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

La invasión gallega
LUIS MANUEL GARCíA
Cuba hacia el capitalismo de Estado
BALTASAR MARTíN
Otra visión cubana del ALCA
DIMAS CASTELLANOS
Una vocación democrática inesperada
OSCAR ESPINOSA CHEPE
Variedades de 23 y 10
DIMAS CASTELLANOS
Puerta de salida a la crisis
JOSé HIDALGO-GATO SáNCHEZ, ICEI
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Pionero por el comunismo
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.