Viernes, 03 agosto 2001 Año II. Edición 175 IMAGENES PORTADA
Economía
Industria sin humo, locomotora sin energía (II)

El turismo. Un sector económico que, a regañadientes, el régimen cubano se ha visto obligado a potenciar
por LEONARDO CALVO CáRDENAS Parte 1 / 2

Asumir el turismo como una opción prioritaria durante los años duros de la crisis, ha traído para nuestro país consecuencias económicas y sociales que no encuentran reflejo objetivo en las informaciones y análisis oficiales.

Ni en los funcionarios ni en la prensa especializada podemos encontrar una visión documentada de los reales niveles de rentabilidad y ganancia neta, de la calidad y excelencia de los servicios o del índice de retorno de los visitantes, parámetros universalmente reconocidos como determinantes para medir el desarrollo de la industria turística moderna.

La cifra de un millón de turistas a mitad del año, si bien puede considerarse un adelanto significativo para una industria que partió casi de cero hace apenas una década, demuestra claramente todo lo que queda por recorrer para corresponder a las exigencias de un mercado en permanente expansión y crecimiento; si contrastamos, claro está, con nuestras reales potencialidades, con la expectativa declarada de convertirla en nuestra principal fuente de riquezas y con lo alcanzado en los últimos años por naciones vanguardias en esta actividad.

El deterioro del nivel de vida que padecemos ya por varios años, provoca que hacia el turismo miren muchos cubanos en busco de los recursos que les proporcionen una vida cómoda o al menos estable. Es significativa la migración laboral de mano de obra bien calificada que no encuentra en otros sectores la realización personal y laboral que merece y necesita.

La cara más triste del fenómeno son las diferencias y desigualdades que polarizan nuestra sociedad, y la proliferación de la prostitución como forma de acceder al bienestar material, inalcanzable por otras vías.

Que los médicos prefieren rodar maletas o limpiar habitaciones hoteleras, y los jóvenes –a veces muy jóvenes– deban fingir amor por un extranjero desconocido en busca del ansiado y necesario dólar, refleja la atrofia estructural de nuestra economía y el desquiciamiento moral que cunde en nuestra sociedad.

Comentario aparte merece la indiscriminada intención del Gobierno de enajenar a sus ciudadanos de los efectos e influencias que llegan con el turismo.

Salto a cont. Siguiente: La total... »
1   Inicio
2   La total...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

¿Desaparecen las vacas por arte de magia?
OSCAR ESPINOSA CHEPE
Industria sin humo, locomotora sin energía
LEONARDO CALVO CáRDENAS
La cara oculta de un movimiento
ARNALDO R. LAUZURIQUE Y MARTHA BEATRIZ ROQUE, ICEI
¿Consenso con imposición?
DIMAS CASTELLANOS
El bloqueo que no cesa
MARTHA BEATRIZ ROQUE
Esperando la guagua
OSCAR ESPINOSA CHEPE
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Ubre Blanca
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.