Viernes, 03 agosto 2001 Año II. Edición 175 IMAGENES PORTADA
Economía
¿Consenso con imposición?

El perfeccionamiento empresarial en la prensa oficial
por DIMAS CASTELLANOS Parte 1 / 2

Con la frase "consenso, no imposición", cierra el artículo del periodista José Alejandro Rodríguez aparecido en el diario Juventud Rebelde el martes 17 de julio.

Resulta estimulante, para nuestro acrítico ambiente, que en la prensa oficial aparezcan apreciaciones distanciadas de las permanentes loas que la caracterizan.

Según José Alejandro, "los métodos de ordeno y mando son ya fósiles inoperantes en la gestión de la empresa cubana. El desafío de competitividad y excelencia no puede vencerse sin el consenso del recurso más singular: el hombre. La política pasa por la economía, como nunca antes. Es el perfeccionamiento empresarial, esa gradual y silenciosa revolución, la que ha puesto la mirilla en el hombre... es muy serio el replanteamiento que el sindicato tiene que hacer de sus métodos y estilos de trabajo. La propia realidad comienza a poner en crisis el modelo de mero cobrador de la cuota y pálido segundón de la administración sin un criterio propio. Inevitablemente, los trabajadores necesitan un sindicato más fuerte y preparado".

Estos planteamientos, que en otras latitudes podrían provocar risa, en Cuba resultan novedosos por lo alejado del discurso oficial. Como el artículo mueve al debate, me limitaré, una vez reconocido su valor, a señalar mis discrepancias.

Comparto que los métodos de ordeno y mando son fósiles inoperantes en la gestión de la empresa cubana. Sin embargo, su obsolescencia no ha sido suficiente para que conserven su presencia viva en casi todas las estructura empresarial del país.

El intento de perfeccionamiento, sin lugar a dudas, constituye un paso de avance en relación con los métodos puros de ordeno y mando, al introducir medidas tendientes a dinamizar el sector industrial y de servicios. Su propósito descentralizador, cierta liberalización del comercio exterior y de la capacidad de decisión, autofinanciamiento y posibilidad de asociarse directamente con capital extranjero, autonomía para elegir la fuerza de trabajo, estimulación directa al trabajador en dependencia de sus aportes o capacidad, o la introducción de los convenios colectivos de trabajo, son medidas que van en la dirección de la eficiencia, competitividad y desarrollo del potencial humano.

Pero su éxito depende de que se erradiquen los factores negativos que contiene. El Estado sigue definiendo los políticas globales de las empresas, obliga a remitir las utilidades a los organismos superiores, continúa la política de estimulación indirecta al trabajador como forma de participación en las ganancias mientras persisten los criterios políticos para determinar la idoneidad del trabajador.

Salto a cont. Siguiente: Fracasado... »
1   Inicio
2   Fracasado...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

¿Desaparecen las vacas por arte de magia?
OSCAR ESPINOSA CHEPE
Industria sin humo, locomotora sin energía (II)
LEONARDO CALVO CáRDENAS
Industria sin humo, locomotora sin energía
LCC
La cara oculta de un movimiento
ARNALDO R. LAUZURIQUE Y MARTHA BEATRIZ ROQUE, ICEI
El bloqueo que no cesa
MARTHA BEATRIZ ROQUE
Esperando la guagua
OSCAR ESPINOSA CHEPE
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Ubre Blanca
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.