Viernes, 03 agosto 2001 Año II. Edición 175 IMAGENES PORTADA
Economía
El bloqueo que no cesa

Sitiada, Cuba se debate entre la exclusión y el retroceso
por MARTHA BEATRIZ ROQUE Parte 1 / 3

Cuando se firmó la Declaración Universal de Derechos Humanos, el 10 de diciembre de 1948, se planteó promover el progreso social y elevar el nivel de vida, por lo que dicho documento está directamente vinculado con los problemas económicos. En particular, proclama que todos tenemos derecho al trabajo, a elegir libremente aquel que deseamos desempeñar.

En Cuba la persona no elige el trabajo, sino el Estado elige a la persona, que es moldeada a su forma y capricho desde que sale del vientre de la madre. Para poder trabajar en la mayoría de los lugares hay que ser persona confiable, o lo que es lo mismo, estar vinculado a las organizaciones de masas, a las Milicias de Tropas Territoriales, asistir a los actos políticos, trabajos voluntarios, etcétera. Si se es un militante del Partido o de la Juventud Comunista, todo está asegurado. El cumplimiento de este requisito da el título de "trabajador idóneo".

En momentos en que se encuentra invertida la pirámide social, muchos profesionales y maestros quieren emigrar hacia puestos de trabajo donde haya mejor remuneración, que incluyan la divisa, la "jaba", o lo que se pueda robar, pero éstos son reservados para los fieles del sistema.

Las posibilidades de trabajar por cuenta propia son escasas. Concretamente, los técnicos y profesionales están obligados durante los tres primeros años de graduados a cumplir servicio social en lugares y condiciones establecidas de antemano, debiendo transitar por una escala salarial mínima, que no les permite aumentos durante ese período. El Estado se resarce así de la educación que les brindó.

Para facilitar fuerza de trabajo a las entidades con capital extranjero, existe una empresa estatal empleadora, que es la que decide quienes pueden laborar allí. Es esta empresa la que determina la parte del salario a pagar en divisas. El Estado garantiza a través del control que ejerce la CTC (Central de Trabajadores de Cuba), que no habrá huelgas.

La mayoría de los trabajadores reciben una remuneración insatisfactoria que a niveles promedio alcanza unos 11 dólares mensuales. Una vez adentro, para mantener el puesto de trabajo hay que cumplir con los requisitos políticos, además de hacer jornadas de trabajo voluntario, entrenamientos para la defensa y participación en los actos de masa. Son éstos los principales indicadores que evalúan al trabajador y no su eficiencia y conocimientos técnicos. Entre dos trabajadores optando por una plaza, será escogido el más comprometido con el régimen, aunque no sea el más capaz.

Salto a cont. Siguiente: También... »
1   Inicio
2   También...
3   Esto prueba...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

¿Desaparecen las vacas por arte de magia?
OSCAR ESPINOSA CHEPE
Industria sin humo, locomotora sin energía (II)
LEONARDO CALVO CáRDENAS
Industria sin humo, locomotora sin energía
LCC
La cara oculta de un movimiento
ARNALDO R. LAUZURIQUE Y MARTHA BEATRIZ ROQUE, ICEI
¿Consenso con imposición?
DIMAS CASTELLANOS
Esperando la guagua
OSCAR ESPINOSA CHEPE
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Ubre Blanca
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.