Lunes, 03 septiembre 2001 Año II. Edición 183 IMAGENES PORTADA
Desde...
Cuestión de principios

por MANUEL VáZQUEZ PORTAL, La Habana  

No, Pancracio, estás equivocado. No se trata de que yo no tenga principios, lo que ocurre es que no acepto los tuyos. Los tolero, porque soy más tolerante que tú. El hecho de que yo no comparta tus principios no supone, de ningún modo, que yo no tenga los míos.

Sucede que como estás acostumbrado a la imposición, todo aquello que no se pliegue a ti, se doblegue ante ti, se asemeje a ti, te parece inexistente. Y la existencia, Pancracio, no depende de que tú la aceptes o no. Según te enseñó Marx, las cosas existen fuera e independientemente de tu voluntad. Tu voluntarismo puede llegar hasta el delirio de creer que todo aquello que se te opone no tiene existencia real. Y eso, además de voluntarioso, te torna tonto, porque no borra lo palpable, no arrasa lo tangible, no anula lo concreto.

No sigas acusándome de ausencia de principios. Yo amo a mi patria. La que tú dices, no es la mía. Yo respeto la Historia. La que tú cuentas, rehaces y cotejas, no es la que yo conozco. Yo admiro a los héroes y mártires. Los que tú disfrazas con intereses, ideas y proyecciones que no tenían, no me importan. Yo estoy de parte de mi pueblo, es mi pueblo quien no está de la tuya. Yo por muy absurdos, equivocados, locos, egoístas, absolutistas, discriminatorios que sean tus principios, no los niego. Los rechazo, eso sí, y defiendo los míos.

Tú tienes el poder y puedes obstaculizar la propagación de los míos, porque tú, realmente, no tienes miedo de que yo los tenga, sino de que los pueda hacer valer, y los demás comparen y puedan elegir. Por eso quieres disminuirme, descalificarme, despojarme de ellos. Si yo cayera en la trampa de sentirme culpable por no compartir tus principios, esa sería tu victoria.

Pero creo que el culpable eres tú, que acusas de no tener principios a quienes sí los tienen, pero diferentes de los tuyos. La única manera de anular los principios ajenos es anulando a los demás, y ése sí es un principio que detesto. Toda anulación física o espiritual es un crimen, y yo con los criminales no coincido en ningún principio.

Así que Pancracio, déjame con los míos aunque tú los niegues.


Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

El Retiro de Madrid
BEATRIZ FERNáNDEZ, Madrid
¡Gustazo de verdad!
LUIS TORNéS AGUILILLA, Laon, Francia
Un gol colombiano en Miami
EMILIO ICHIKAWA MORIN, Miami
David Torrens y su rock and son
RAúL DOPICO, México
Bellas Artes en mi vida
TANIA QUINTERO, La Habana
Bicitaxis
TQ, La Habana
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Pionero por el comunismo
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.