Viernes, 03 agosto 2001 Año II. Edición 175 IMAGENES PORTADA
Desde...
La ex RDA (III)

por DAVID RODRíGUEZ CUPER, Lima, Perú Parte 1 / 3

En Dresden fui ubicado en una fábrica química, donde la situación laboral y económica era mejor, pero existía el problema del alojamiento. El grupo era de cerca de 100 cubanos. Vivíamos todos en un pequeño edificio de 3 pisos a pocos metros de la fábrica compartido con trabajadores de Mozambique. Los cuartos eran de 4 m2 para tres personas. Cada piso tenía sólo 2 baños, una ducha y una habitación para cocinar con tres cocinas, para un promedio de 30 personas, lo cual causaba diariamente discusiones y problemas entre todos, pues había que esperar horas para poder cocinar o bañarse.

A estos problemas se les agregó la llamada emulación interna para obtener el derecho a llevarse una moto para Cuba. El grupo estaba lleno de chivatos que controlaban constantemente para informarle al jefe y al secretario del partido lo que cada uno hacía o dejaba de hacer.

Era obligatorio vivir en el edificio. No se podía abandonar para vivir con una alemana. Poseer dólares o marcos federales, usar jeans o abrigos con publicidad o distintivos americanos o de la RFA, era considerado como diversionismo ideológico, por lo que nos podían enviar de regreso. Esto representaba perder todo lo que ya se había comprado así como el dinero que uno tenía depositado en Cuba.

La ilusión de regresar con muebles, ropas, artefactos y con una moto, hizo que muchos trabajaran horas extra, de madrugada, en la terminal de ferrocarril de Dresden, limpiando los servicios sanitarios de los trenes y los vagones de pasajeros, o en una cercana embotelladora de cervezas, colocando las botellas en las cajas. El exceso de trabajo provocó gran número de accidentes debido al cansancio.

Para tener una idea del mísero salario que se recibía, baste decir que el promedio anual era de 6.500 marcos equivalentes a 2.167 pesos, es decir, 181 pesos por mes. Al cambio actual serían alrededor de 8 dólares mensuales.

En otras fábricas la situación era mucho peor. Las fábricas químicas de Halle, Wolfen y las de la ciudad de Bitterfeld, cerca de Leipzig, estaban consideradas el corazón del cáncer, por la contaminación que allí existía.

Salto a cont. Siguiente: En casi... »
1   Inicio
2   En casi...
3   En agosto del 89...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

América 'the beautiful'
ALEJANDRO RíOS, Miami
Regresando al Gran Mamey
RAFAEL LóPEZ RAMOS, Vancouver
Nacidos en La Habana
IVáN GARCíA, La Habana
Tren en tinieblas
CARIDAD CRISTINA ÁLVAREZ, Villa Clara
Conversaciones con mi tía Tita
WILLIAM LUIS, Nashville
Reloj, no marques las horas
PEDRO CRESPO JIMéNEZ, La Habana
Cocuyos, grillos y mariposas
TANIA QUINTERO, La Habana
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Ubre Blanca
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.