Lunes, 14 mayo 2001 Cubaencuentro punto com
-
Desde... Encuentro en la red
-
Sin más curvas...
 
Mensaje a Raúl Rivero
LUIS TORNéS AGUILILLA, Burdeos, Francia  

Tal y como prometí al poeta, el otro día junto a otros desterrados pasé a pie la frontera entre España y Francia por un trillito de cabras. Salimos a las cinco de la mañana hacia la linde que estaba cerca pero tuvimos que subir una loma casi más alta que el Turquino. Salimos de un ranchito de montaña que habíamos alquilado al comité local del turismo, bien abrigados y mochila al hombro y cuando llegamos al firme, la frontera estaba materializada por una enorme piedra en la que habían escrito un cartelito insignificante que decía "Estáis en España".

Éramos cinco cubanos. Allí, en medio de aquellas montañas donde no se veía ni un guardia. Uno de los que venía con nosotros se paró frente a la piedra que estaba al borde del trillo y puso un pie en Francia y otro pie en España y se puso a decir cosas contra los tiranos que no repito aquí para no sofocar las almas sensibles y entonces, claro, aproveché aquella oportunidad para recordar, en dos o tres frases, la alevosa violación del derecho con que el Santo Oficio trata a los cubanos.

Cuando terminé de hablar no hubo llanto pero sí un silencio introspectivo y como nos estábamos congelando nos pusimos a bajar hacia España en dirección a lo que nos pareció, en el mapa, una aldea que resultó ser un pueblecito donde se reúnen las familias que vuelven cada año a pastorear. El pueblecito tiene una iglesia y algunas tiendas.

Allí nos quedamos esa noche porque los españoles al ver que éramos cubanos parece que les caímos bien y nos invitaron a participar en una de esas fiestecitas que ellos hacen con canciones, vino y una especie de ajiaco camagüeyano. Dormimos en la iglesia y a Francia regresamos al otro día por la noche, a pie y por el trillo.

Durante todo el tiempo que duró la excursión pensé en mis hermanos, en Raúl Rivero, en los ahogados del Estrecho de la Florida, en los muertos de frío en el tren de aterrizaje de los aviones y en los que pierden toda esperanza en el temible exilio, porque las fronteras de nuestra Cuba se han convertido en el instrumento abyecto de un grupo de hombres contra un pueblo entero. Creo que cumplí y ojalá que algún amigo del poeta le haga llegar este mensaje que escribo desde Burdeos, rumbo al norte, pero en tren.


Imprimir Imprimir Enviar Enviar

 

Además en esta sección

Cultura y realidad
TANIA QUINTERO, La Habana

BUSCADOR
PORTADA
Lunes
En clave
La chistera
Martes
Meridiano
• encuentro
Miércoles
Stadium
Espejo
Jueves
En Miami
Viernes
En Cuba
La mirada
Desde...
En la prensa
A debate
Cartas
Chat
Enlaces
EDICIONES

ENCUENTRO EN LA RED - Año II. Edición 116
En clave | La chistera | Meridiano | Punto de encuentro | Stadium | Espejo | En Miami | En Cuba | La mirada | Desde... | En la prensa | Cartas | Chat | Enlaces

© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.