Viernes, 03 agosto 2001 Año II. Edición 175 IMAGENES PORTADA
Cultura
La recuperación de un mito

Ediciones Alarcos publica en Cuba Los siete contra Tebas, la obra más emblemática del dramaturgo y escritor Antón Arrufat
por CARLOS ESPINOSA DOMíNGUEZ Parte 1 / 2

La reciente publicación en Cuba de Los siete contra Tebas (Ediciones Alarcos, Colección Aire Frío, La Habana, 2001) supone la recuperación de una obra que durante más de tres décadas ha sufrido una condena nunca reconocida oficialmente, que llevó a Antón Arrufat a una implacable marginación (como escritor literalmente dejó de existir, y como él mismo ha recordado, durante nueve años exactos se vio castigado a trabajar de lunes a sábado en una biblioteca municipal de Marianao, donde no podía hacer llamadas telefónicas ni recibir visitas personales), e hizo que, en buena medida, su celebridad y su nombre se hayan fundamentado en ese único texto. Triste y superficial valoración de la obra de un excelente escritor que ha frecuentado prácticamente todos los géneros, y que además de su inobjetable calidad, posee el mérito de transitar caminos que nuestra literatura no suele explorar.

Portada

Hoy como entonces resulta difícil entender cuáles eran los “puntos conflictivos en un orden político” que, de acuerdo a la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, no tomó en cuenta el jurado que concedió a la obra el premio de teatro en el concurso anual de esa institución. El jurado, recordemos, lo integraban Adolfo Gutkin, Ricard Salvat, José Triana, Juan Larco y Raquel Revuelta, y los dos últimos votaron en contra del texto de Arrufat por mantener, según expresaron, “posiciones ambiguas frente a problemas fundamentales que atañen a la Revolución Cubana”. Es cierto que el coro hace preguntas y hasta se atreve a dudar, lo cual, por ser éste la representación del pueblo, debió parecer a los censores una imagen no precisamente ortodoxa. Igualmente, Arrufat da un tratamiento humano a los personajes de Etéocles y Polinice, y no incurre en el burdo esquematismo de satanizar a los tebanos que ahora se preparan en el destierro para sitiar la ciudad. Ambos hermanos desean el bien para Tebas, ambos tienen razones en favor y en contra, y Arrufat les brinda a uno y otro la posibilidad de exponer sus argumentos. Pero, ¿eran suficientes esas pequeñas herejías para ver en Los siete contra Tebas la “tesis contrarrevolucionaria” a la cual se refiere Luis Pavón en los artículos de la revista Verde Olivo que abonaron el terreno para la política dogmática, sectaria y excluyente que luego se puso en marcha?

Salto a cont. Siguiente: Antón Arrufat... »
1   Inicio
2   Antón Arrufat...

Imprimir Imprimir Enviar Enviar

En esta sección

En una balsa perpetua con un mapa de sal
JOAQUíN ORDOQUI GARCíA
Carlos Victoria: la obsesión por la escritura
CARLOS ESPINOSA DOMíNGUEZ
A La Habana le nacen museos
TANIA QUINTERO
Una red informática del Tercer Mundo
DENNYS MATOS
En torno al movimiento de bibliotecarios independientes
REDACCIóN ENCUENTRO
DUPP: Un proyecto pedagógico
DENNYS MATOS, Madrid
NOTICIERO
SOCIEDAD
ECONOMÍA
CULTURA
el criticón
el caldero
INTERNACIONAL
DEPORTE
MÚSICA
OPINIÓN
DESDE...
ENLACES
Chat
COLUMNISTAS
Cartas
BUSCADOR
Galeria
Galería
EDICIONES
» Actual
« Anterior
» Siguiente
Seleccionar
D:  
M:  
A:  
   
Ubre Blanca
 
 
PORTADA ACTUAL NOSOTROS CONTACTO DERECHOS SUBIR
 
© 1996-2003 Asoc. Encuentro de la Cultura Cubana.